A. Latina inquieta por alza en alimentos

El hambre es uno de los temas centrales en el encuentro de primavera del FMI y el BM; el problema ha generado severos problemas en Haití y preocupación en otras naciones.
La importación de granos y cereales pretende garantizar el a

Ministros de economía de América Latina expresaron preocupación el domingo por la alza en precios de los alimentos e instaron al Banco Mundial y al FMI a buscar salidas para el problema, que está generando presiones inflacionarias y hambre alrededor del globo.

El fenómeno ha generado violentas protestas en Haití, el país más pobre de la región, que culminaron con el despido del primer ministro Jacques Eduouard Alexis el sábado.

El ministro de Economía de Argentina, Martín Lousteau, defendió que el Banco Mundial ofrezca nuevas líneas de financiación y servicios de consultoría para ayudar a los países a hacer frente al problema alimentario, que afecta principalmente a los sectores más pobres de la población.

"El banco tiene un rol importante en apoyar medidas de emergencia y en ayudar a los países a aumentar la producción agrícola y la competitividad en ese sector", dijo Lousteau en un comunicado, hablando en nombre de Argentina, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay.

El incremento en los precios de los alimentos, y también de energía, dominó la agenda de los encuentros de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, que terminan el domingo, juntamente con la inestabilidad económica global y la reforma en el sistema de de cuotas de los 185 países miembros del organismo multilateral.

"Los altos precios de energía y alimentos parecen haber llegado para quedarse", dijo el ministro guatemalteco de finanzas, Juan Alberto Fuentes Knight.

"El Banco Mundial debería ofrecer un rango mayor de productos a sus países-clientes para administrar los riesgos asociados con el creciente aumento en el precio de los commodities y la volatilidad", agregó.

Knight habló en nombre de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, España y Venezuela.

Los países centroamericanos han sido particularmente afectados por las alzas en la energía y en los alimentos, lo que provocó disturbios en México por los precios del maíz.

Para el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, la prioridad, más a largo plazo, sería desarrollar la agricultura, pero eso debería ser equilibrado con la atención a la infraestructura y al acceso a energía, que también son fundamentales para erradicar el hambre y la pobreza.

"Nos juntamos al llamado para una rápida respuesta para aumentar la oferta de alimentos", dijo Mantega, en nombre de Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Haití, Panamá, Filipinas, Suriname y Trinidad y Tobago.

Los ministros y autoridades también coincidieron al pedir por una rápida conclusión de la rodada agrícola de Doha en la Organización Mundial de Comercio (OMC), que busca abrir los mercados en el sector agrícola en los países más ricos.

Emergencia

Las autoridades de los organismos multilaterales dijeron estar conscientes del problema alimentario y pidieron que los países-miembros se involucraran más con donaciones para tratar del problema a corto plazo.

El director-gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, alertó, por ejemplo, que el problema alimentario tendría consecuencias "terribles".

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, pidió por un "Nuevo Acuerdo" para combatirlo y más donaciones de emergencia, mencionando los hechos recientes en Haití.

"Este evento sólo enfatiza la necesidad de una acción internacional rápida", dijo a periodistas después de una reunión del Comité para el Desarrollo del Fondo.

Los organismos y países deben a partir de ahora concentrarse en soluciones de emergencia, buscando atender los 500 millones de dólares en donaciones en el programa de alimentos de la ONU, agregó.

Al mismo tiempo, los multilaterales buscarán desarrollar mecanismos de mediano y largo plazo para que los países más pobres puedan producir alimentos para hacer frente a la fuerte demanda interna.

El precio del arroz subió más de 75% en los últimos meses, mientras el del trigo subió 120% en el año, señaló.

Ahora ve
No te pierdas