En espera del programa de rescate en EU

La recesión podría ser suave sólo con un plan efectivo de ayudas, dice Lyle E. Gramley; el ex miembro de la junta de gobernadores de l Fed cree que es vital el apoyo para los deudores
Para que la recesión termine a final de año, un rescate de h  (Foto: )
Roberto Morán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La recesión de Estados Unidos podría ser ‘suave’ y terminar en la segunda mitad del año, siempre y cuando los mercados financieros vuelvan a funcionar con normalidad, y para eso se requerirá la aprobación de un programa de rescate de hipotecas, señala el principal asesor económico de Stanford Washington Research Group, Lyle E. Gramley.

Según el economista, quien fue parte de la junta de gobernadores de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y del consejo de asesores económicos del presidente estadounidense, el paquete de rescate de hipotecas que se votará la próxima semana en el Congreso de la Unión Americana ayudará a que la crisis no se profundice más, porque permitirá recuperar gran parte de los préstamos que hasta ahora se consideran perdidos.

“Muchos me han dicho que ese tipo de iniciativas premian a la gente que tomó decisiones tontas en el pasado, al ayudarlos a pagar su hipoteca. Eso puede ser cierto, pero el programa servirá para resolver los malos créditos hipotecarios y llevará dinamismo a la economía, con la ventaja de que no requiere dinero por adelantado”, dijo.

El programa, presentado por el representante demócrata Barney Frank podría tener un costo de 3,000 millones de dólares pero según estima Gramley ayudará a 1.5 millones de deudores de préstamos hipotecarios. En cambio, el gobierno ha anunciado que podría ayudar a tan sólo 100,000 propietarios de casas.

Gramley considera que el programa permitirá que la economía estadounidense vuelva a crecer a partir de junio o julio. Mientras tanto, dice, las medidas tomadas por la Fed han contribuido a que la recesión no se profundice. Al bajar las tasas de interés, la Fed ha permitido que el dólar pierda valor frente a monedas de China, India y de países europeos, con lo que Estados Unidos ha podido reducir su déficit comercial y por tanto su dependencia de inversiones provenientes del extranjero.

Según Gramley, la recesión estadounidense no tendrá un fuerte impacto en la economía mexicana, porque Estados Unidos ya no es el único motor del crecimiento de la economía mundial, como lo fue hace 20 años.

Ahora ve
No te pierdas