¿Repuntará el dólar?

El fracturado billete sigue afectando a inversionistas y consumidores por alza en materias prim para los analistas de mercado, su recuperación es posible…si se cumplen ciertos escenarios.
Analistas creen que la economía estadounidense se levantará
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Todo mundo habla sobre la mala salud del dólar. Y efectivamente su depreciación ha afectado a los consumidores, pues ha elevado el precio de los las materias primas, lo que a su vez ha traído un aumento en los precios de alimentos y carburantes.

Sin embargo, algunos creen que el dólar tiene esperanzas. Por un lado, se ha recuperado un poco frente al yen japonés luego de tocar mínimos históricos en marzo. Y por el otro, repuntó también tras una caída récord frente al euro.

De acuerdo a los analistas del mercado, esta es una señal de que los inversionistas creen que la economía estadounidense se levantará de la caída en la segunda mitad de este año. Así que el dólar no puede seguir su tendencia bajista.

“Hay un desprecio universal por el dólar. Pero no creo que el crecimiento sea tan débil, el entorno es propicio para un repunte del dólar” afirma David Hoffman, director general de Brandywine Global Investment Management.

El mercado también prevé que la Reserva Federal (Fed) dejará de bajar las tasas de interés. Eso ayudaría a fortalecer la divisa americana, en cuanto que los grandes recortes aplicados desde septiembre son, en buena parte, la causa del debilitamiento del dólar.

“Los inversionistas están reaccionando a la idea de que la Fed haya terminado de recortar las tasas. Hay una presión inflacionaria continua, ese es el principal peligro de la economía, y la Fed lo sabe” advierte el estratega de MainStay Investments, Bill Knapp.

Si la Fed decide detener los recortes a la tasa de interés de los fondos federales, la caída libre del dólar también se detendrá. Algo que ayudaría mucho a los golpeados bolsillos de los consumidores.

“Pienso que un dólar fuerte contribuirá a bajar los precios del petróleo. La reacción visceral de muchos inversionistas en estos últimos meses ha sido ‘El dólar no vale, hay que comprar otra cosa’. Así que cualquier repunte de la moneda ayudará a disminuir el miedo a una inflación intermedia” explica Hoffman.

¿Pero qué se necesita para que el dólar se recupere de manera importante? Knapp sostiene que dos escenarios auxiliarían: el primero es que el Banco Central Europeo (BCE), que se ha resistido a implementar recortes en las tasas, por fin se decida a bajarlas. Eso minaría un poco la enorme fuerza del euro. Pero Knapp no confía en que esto suceda en un futuro cercano.

Una situación más factible, según Knapp, es que la Fed recorte las tasas de los fondos federales hasta dejarlas en 2%, las deje así por un tiempo y después suba las tasas a medida que la economía se recupere en el transcurso del año.

Hoffman también se muestra optimista en torno al mercado inmobiliario, apostando por una pronta estabilización. Y coincide con Knapp en que la Fed dejará de bajar las tasas cuando éstas lleguen al 2%. Sin embargo, Hoffman cree que Europa sí se mostrará dispuesta a echarle una mano al dólar, pues el BCE no puede ignorar la posibilidad de que la economía del viejo continente entre también en desaceleración.

“El BCE empezará a reducir las tasas más pronto que tarde. La realidad económica los obligará a hacerlo. Ellos no suelen poner atención al lento crecimiento, hasta que se ven forzados” explica Hoffman.

Ojalá que Knapp y Hoffman lleven razón, y el dólar se fortalezca impactando el precio de los alimentos y la energía, muchos estadounidenses respirarían aliviados.

Ahora ve
No te pierdas