Argentina, a la sombra de la huelga

La presidenta Cristina Fernández llamó a la cordura al sector agrícola para evitar protestas; las tensiones con los productores rurales afectaron a los mercados domésticos.
BUENOS AIRES (CNN) -

El retorno de los productores rurales a la huelga que el mes pasado provocó una crisis política en Argentina parecía más cercano el martes tras una serie de infructuosas reuniones, mientras la presidenta Cristina Fernández llamó a la cordura al sector agrícola.

Luego de una feroz protesta de tres semanas que dejó al país al borde del desabastecimiento en marzo, las negociaciones iniciadas este mes con el Gobierno no avanzan y los agricultores ya están pensando en retomar la protesta cuando el 2 de mayo se cumpla el plazo previsto para dialogar.

Las tensiones en las tratativas afectaron a los mercados domésticos, con una caída del 2.48 por ciento en la plaza bursátil, un retroceso de los bonos soberanos y una depreciación de la moneda doméstica, a la vez que impulsaban los futuros de soja en la plaza estadounidense de Chicago.

Uno de los escasos acuerdos logrados hasta el momento fue el que se cerró sobre el comercio de carne, pero el Gobierno y los productores se acusaron mutuamente de no cumplir con el trato, contrapunto que derivó en una reducción sustancial en el envío de vacunos al mayor mercado ganadero del país.

"Las negociaciones están bastante complicadas. En el único punto en el que había habido un pequeño avance era en el de la carne, pero hoy estamos otra vez en el punto inicial", expresó a Reuters Pablo Orsolini, vicepresidente de Federación Agraria Argentina, una de las cuatro entidades que lanzó la huelga.

El Gobierno y las entidades agropecuarias mantuvieron el martes un encuentro sobre la comercialización del trigo -las exportaciones del cereal están cerradas desde hace meses- en el que según los productores se lograron avances pero aún no se cerraron las tratativas, que continuarán el miércoles.

Los agricultores dijeron que ya piensan en retomar la protesta, aunque todavía no saben si el reclamo implicará, como en marzo, la suspensión en la venta de granos y carnes y el bloqueo de carreteras en todo el país.

"Nosotros vamos a seguir negociando, vamos a agotar todas las instancias, pero la gente (los agricultores) está muy molesta y ya está pensando en tomar alguna medida a partir del 2 de mayo", dijo Orsolini.

En medio de la creciente tensión, la presidenta Fernández llamó en la noche del martes a continuar con las negociaciones mientras denunciaba al sector lechero de querer modificar un acuerdo alcanzado a finales de diciembre.

"Debemos volver a la cordura, a la responsabilidad, a la negociación y a la articulación democrática", dijo durante un acto en Casa de Gobierno.

Los productores lanzaron la huelga en marzo en protesta por una modificación al impuesto a las exportaciones de granos y productos derivados, que en la práctica implicaba un alza en la tasa a las ventas de soja y girasol.

Ahora ve
No te pierdas