Fed encara oportunidad de oro

EU apuesta por un nuevo recorte en las tasas de interés para combatir la crisis crediticia; pero si el presidente de la Fed decide no hacerlo, podría detener la escalada en los precios.
Economistas piensan que las anteriores reducciones son la ra  (Foto: )
Colin Barr
NUEVA YORK -

El elevado precio del crudo es una mala noticia para todos, pero para Ben Bernanke puede significar la oportunidad para resarcirse.

Las habilidades del presidente de la Reserva Federal (Fed) para combatir la inflación fueron puestas en entredicho desde que declaró, en 2002, que los bancos centrales podían prevenir la deflación si lanzaban dinero desde un helicóptero.

Desde entonces, sus críticos han tenido muchos argumentos dada la agresiva respuesta de la Fed a la crisis crediticia. Pues aunque los seis recortes a la tasa de interés y la ampliación de los planes de préstamos han ayudado a evitar una crisis financiera más profunda, no han conseguido acallar los temores de una inflación.

Algunos creen que la Fed es en parte responsable del alza en los precios de la materia prima, siendo que los cortes en la tasa han debilitado al dólar. A pesar de esto, los inversionistas están apostando por un nuevo recorte.

Sin embargo, James Hamilton, economista de la Universidad de California, cree que Bernanke puede obtener enormes beneficios si mantiene la tasa de interés tal y como está.

Al mantener las tasas, la Fed podría bajar los precios del crudo, del oro y de otros bienes, y a la vez dejaría claro que el Banco Central se preocupa por la inflación. De acuerdo a Hamilton, si Bernanke decide detener los recortes también el dólar recuperaría algo de su valor.

Razones detrás del alza del petróleo

El elevado costo del crudo y otros ‘commodities’ es imposible de ignorar. También se han disparado los precios de metales -como el cobre y el zinc- y alimentos –el trigo, la avena y el arroz-.

Este incremento puede explicarse, en parte, por la simple relación oferta/demanda. Los habitantes de China y la India, por ejemplo, han enriquecido su dieta ahora que su economía crece; mientras que el uso de la energía ha aumentado a medida que la industrialización avanza.

Pero los precios también reflejan otros factores, como subsidios, barreras comerciales y aranceles. EU, por ejemplo, ha destinado una cantidad importante de sus cosechas de maíz a la producción de etanol, una decisión que ha provocado escasez de grano como comestible en un momento en que la demanda global de grano se ha intensificado y las reservas están a niveles mínimos.

Y el dólar, desde luego, continúa su caída frente a otras divisas. El euro, que en el 2001 equivalía a 85 centavos de dólar, hoy se ubica en 1.60 dólares.

Pero estos factores por sí solos no explican el alza en los precios del crudo. Como advierte Howard Simons, estratega de Bianco Research, el dólar ha perdido un 11% desde septiembre del año pasado, pero el precio del petróleo se ha disparado un 70%.

La burbuja

El precio excesivo de las materias primas ha planteado la posibilidad de “una nueva burbuja”, como lo expresó el millonario inversionista George Soros. Esta circunstancia conlleva un aumento en el costo de los alimentos y presiones inflacionarias.

Otra perspectiva es que el caos en los mercados accionarios y la caída en los precios de la vivienda registrada en EU, Reino Unido y España, ha representado que los negocios que traían dinero fácil ya no son tan rentables.

“Las mismas personas que fastidiaron el mercado hipotecario ahora están llevando sus prácticas al mercado de las materias primas” explica Simons. Y Hamilton cree que estos inversionistas se dedican ahora a comprar ‘commodities’ debido a las bajas tasas que Bernanke ha implementado.

Desde septiembre, la tasa de los fondos federales ha bajado de 5.25% a 2.25%. A su nivel actual, la tasa de interés está por debajo de la tasa anual de inflación al consumidor, creando lo que los economistas llaman “una tasa de interés real negativa.” Estas tasas negativas les dan a los inversionistas un incentivo para comprar bienes como petróleo y oro, en lugar de observar cómo su dinero pierde poder adquisitivo.

Hacer una pausa

Aunque hay muchos otros factores que contribuyen al alza en los precios del hidrocarburo y los comestibles, mantener las tasas a su nivel actual ayudaría a que los inversionistas vendieran ‘commodities’ y el mercado de materias primas se estabilizara, concede Hamilton.

Y hay evidencia de que muchos opinan como Hamilton, el mercado de futuros de Chicago, por ejemplo, registra un 12% de posibilidades de que la Fed mantenga la tasa actual. Aún así, el mercado espera de manera generalizada un recorte de un cuarto de punto porcentual.

Ante este panorama, Bernanke debe aprovechar esta rara oportunidad para recordarle a los especuladores que la lucha contra la inflación sigue en pie de guerra. “La Fed tiene la posibilidad de sorprender a los mercados, y [detener los recortes] será importante para su credibilidad” sostiene Hamilton.

Ahora ve
No te pierdas