CEESP ve PIB de 4% en primer trimestre

Los resultados de principales variables impulsarán economía de México pese a desaceleración de destaca el avance de 4.2% del IGAE en enero, la producción industrial de 3.1 y los servicios de
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Pese a la desaceleración en Estados Unidos, los resultados de las principales variables de México siguen con su mejoría y es factible que en el primer trimestre la economía haya crecido cerca de 4.0%, muy por arriba de lo estimado por el mercado.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) destaca que lo anterior se puede inferir por el avance de 4.2% del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) en enero, y la producción industrial creció 3.1 y los servicios 5.0% en febrero, indicadores que muestran un dinamismo mucho mayor.

 Para marzo se puede anticipar un resultado positivo si se considera que el mercado interno sigue fuerte, como lo revela el repunte de las ventas de la Asociación Nacional de Tiendas Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

"De esta forma, puede ser apresurado anticipar un entorno de marcada debilidad para todo el año. Habrá que esperar todavía algunos meses para que los resultados vayan aclarando la dinámica que seguirán las economías, tanto la de Estados Unidos como la de México", expuso.

Señala además que dada la debilidad que muestra el comportamiento de las principales variables macroeconómica de Estados Unidos, recientemente se han escuchado cada vez más voces que consideran que la desaceleración en ese país se prolongará hasta mediados de 2009.

Esto, después de que el consenso de opiniones señalaba que la recuperación iba a ser pronta y se observaría en la segunda mitad del presente año, precisa el CEESP en su publicación semanal Análisis Económico Ejecutivo.

Sin embargo, considera el organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), lo que llama la atención es precisamente este concepto de desaceleración, que podría ser la explicación de la variedad de opiniones que hay sobre la situación económica.

En términos generales, este concepto significa que el ritmo de crecimiento es menor, es decir, tiene menos celeridad, pero no implica que haya resultados negativos.

Esto se pude corroborar al observar la evolución de algunos indicadores, que si bien en su comportamiento mensual han mostrado volatilidad, al compararlos con el mismo periodo del año previo siguen con variaciones positivas, claro está, cada vez menores.

En este ámbito se puede observar la evolución de indicadores como la producción industrial, las ventas al menudeo, el ingreso y el gasto personal y el crédito al consumo, que mantienen variaciones positivas, lo que muestra que hasta el momento no hay indicios de que se ha entrado a un periodo recesivo.

Esta percepción acerca de la desaceleración puede ser la explicación del constante ajuste a la baja de los pronósticos de crecimiento económico y del rango en el que se ubican, concluye el reporte del CEESP.

Ahora ve
No te pierdas