Argentina busca suavizar alza de granos

El gobierno negocia con productores agropecuarios el impuesto a las exportaciones de granos; la protesta del sector en marzo pasado provocó desabastecimiento y golpeó a los mercados mundia
BUENOS AIRES (CNN) -

El Gobierno argentino busca cerrar un acuerdo con los productores agropecuarios para suavizar un alza impositiva a las exportaciones de granos, mientras seguía firme la amenaza del sector de reiniciar la huelga que en marzo sacudió al país.

Tras la protesta, que incluyó bloqueos de carreteras que provocaron un desabastecimiento de alimentos básicos en grandes ciudades, los productores anunciaron el 2 de abril una tregua de 30 días para negociar, pero las discusiones no han avanzado pese a algunas señales positivas lanzadas por el Gobierno.

Además de dejar vacíos los anaqueles de varios supermercados, la huelga agraria del mes pasado golpeó a los mercados internacionales de materias primas debido a que Argentina debió suspender sus gigantescas exportaciones agropecuarias.

A la vez, la protesta fue el primer gran desafío que debió enfrentar en sus cuatro meses de gobierno la presidenta peronista, Cristina Fernández, quien se defendió acusando a los huelguistas de "golpistas".

Víctima de la crisis, el jueves pasado renunció a su cargo el ministro de Economía Martín Lousteau, quien había sido el impulsor de un sistema de impuestos móviles que implicó de hecho una subida en la alícuota a las ventas externas de soja y girasol.

Con la salida de Lousteau, los contactos entre los dirigentes rurales y el Gobierno para evitar el reinicio de la protesta el próximo viernes se intensificaron esta semana y, aunque hasta el momento no hubo resultados fructíferos, los productores se mostraron esperanzados en cerrar un acuerdo.

"Hay un acuerdo en buscar una posición superadora por parte del Gobierno y me parece que los técnicos están a punto de encontrarla", dijo a periodistas Luciano Miguens, presidente de la Sociedad Rural Argentina.

Durante las primeras tres semanas de la tregua, el Gobierno había rechazado cualquier alteración al nuevo esquema impositivo.

Los representantes del sector se reunirán el miércoles con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, para continuar con las negociaciones, especialmente en los rubros de carne y trigo, en los que las tratativas aparecen más avanzadas.

Mesa de negociaciones

El lunes por la noche, los líderes de las entidades agropecuarias mantuvieron conversaciones con Fernández, en un lugar secreto, pero trascendieron pocos detalles a la prensa.

Sin embargo, el dirigente de la Sociedad Rural -una de las cuatro entidades que en marzo lanzaron la huelga- dijo que también hubo avances en otros temas de negociación, como en el caso del precio doméstico del trigo y de las exportaciones de carne, actualmente paralizadas.

El Gobierno busca evitar con el nuevo esquema impositivo que los elevados precios internacionales de los alimentos se trasladen al mercado doméstico y perjudiquen principalmente a la cuarta parte de la población que vive en la pobreza.

Sin embargo, algunos funcionarios han admitido que también genera algunos problemas.

Argentina es uno de los mayores exportadores mundiales de granos, productos derivados y carnes, por lo que los mercados globales de materias primas se mueven desde hace semanas al ritmo de lo que ocurre en el país sudamericano.

El Gobierno mantiene el conflicto con el agro al tope de la agenda debido a que el desabastecimiento generó malhumor en la población e impulsó la inflación, mientras que algunos sectores de las grandes urbes del país salieron a las calles a apoyar a los productores.

En tan sólo cuatro meses de Gobierno, Fernández ha tenido choques con Estados Unidos, mineras, petroleras y grupos de medios. Tras la huelga agrícola, su marido el ex presidente y caudillo peronista Néstor Kircher, dijo que se pondrá "al frente" de la defensa del Gobierno.

Hasta el momento, las entidades rurales no saben si retomarán o no la protesta, pero aseguran que si volvieran a la huelga no bloquearían las carreteras.

"La extensión de la prórroga (de la tregua) depende de lo que se converse en gran medida entre hoy y mañana, y estamos poniendo la mejor voluntad para prorrogar", dijo Eduardo Buzzi, presidente de Federación Agraria Argentina.

 

Ahora ve
No te pierdas