Banco central de Japón mantiene tasas

El organismo dejó su tasa de interés en 0.5%, dejando atrás la tendencia de elevarla; también advirtió que el mayor riesgo de esa economía es una desaceleración.
TOKIO (CNN) -

El banco central de Japón, que enfrenta la perspectiva de un fuerte debilitamiento económico, a medida que empiezan a sentirse los elevados costos de las materias primas, abandonó la tendencia a elevar las tasas de interés que mantenía desde hace dos años.

El organismo monetario, que mantuvo sin cambios sus tasas de interés en el 0.5%, también advirtió que el principal riesgo que enfrenta la segunda mayor economía del mundo es una desaceleración.

La actual tasa del Banco de Japón (BJ) es la más baja entre todas las naciones del Grupo de los Siete países más desarrollados (G7). El panorama pesimista de la entidad favoreció una subida de casi un punto entero en los futuros de los títulos públicos japoneses.

"Cuando miramos las perspectivas para el 2008 y 2009, ponemos más énfasis en los riesgos a la baja que los riesgos al alza", dijo el gobernador del banco Masaaki Shirakawa.

Por primera vez en dos años, el organismo sacó de su reporte semianual una frase que mencionaba la idea de "ajustar" gradualmente las bajas tasas japonesas hacia niveles más normales.

Además, el BJ recortó su panorama de crecimiento para el año a marzo próximo a 1.5% desde un previo 2.1%  y casi triplicó su proyección de la inflación a 1.1% desde 0.4 % en su último reporte semianual de octubre.

El organismo advirtió que el auge de los costos de la energía, los alimentos y otras materias primas representa riesgos para la economía, al igual que las turbulencias financieras y la debilidad económica estadounidense, que ha afectado a las exportaciones japonesas.

"Dada la actual situación, donde el panorama de la actividad económica y los precios es altamente incierto, no es apropiado predeterminar la dirección de la política monetaria futura", dijo el BJ en el reporte.

El debilitamiento del panorama económico se conoció junto con una serie de cifras nuevas mostró una fuerte baja de la producción industrial japonesa y un gasto familiar flojo, al igual que las vacantes laborales y los inicios de construcciones de viviendas.

 

Ahora ve
No te pierdas