Arroz aumentó más de 70% su precio

La FAO dijo que durante 2008 la caída en la producción de granos y otros factores afectan su co los precios mundiales de los alimentos han aumentado alrededor de 45% en nueve meses.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

La crisis mundial de los alimentos podría prolongarse más allá de 2008, debido a la caída de los inventarios internacionales, el uso de granos para producir combustibles y a la especulación que hay sobre los commodities.

Además, de otros factores como las alzas en los precios de los alimentos, una menor producción debido al cambio climático, mayor consumo de carne y productos lácteos en países emergentes y un mayor costo de la energía y transporte.  

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) los precios mundiales de los alimentos han aumentado alrededor de 45 por ciento en los últimos nueve meses y hay una grave escasez de arroz, trigo y maíz. 

En lo que va de 2008, el precio internacional del arroz ha aumentado en más de 70%. Con base al índice de precios de la FAO los precios para todos los tipos de arroz subieron 14% de septiembre a diciembre de 2007, en dicho año, los costos fueron por término medio 17 por ciento más altos que en 2006.

En ese sentido, la FAO elevó su pronóstico de producción mundial de arroz en 2007, en 2 millones de toneladas a 645 millones de toneladas (430 millones de toneladas en equivalente de arroz elaborado), lo que representó un incremento de cuatro millones de toneladas.  

El consejero de Agroindustrias Covadonga, principal empacadora de arroz en el país, Antonio de Alba Villar, señaló que la producción mundial de arroz se ha incrementado a un ritmo de 2.0 por ciento anual, para alcanzar cerca de 400 millones de toneladas.

El arroz en Asia

Destacó que los países asiáticos como China e India son los grandes productores del grano, con 150 y 70 millones de toneladas anuales, respectivamente, sin embargo, casi todo lo consumen pues sólo destinan a la venta internacional 29 millones, es decir, alrededor de 6.0 % de la producción mundial.  

Asimismo, destacó que sólo 10 naciones son los grandes productores y exportadores del grano entre ellas está Tailandia, Vietnam, Estados Unidos e India, y aseveró que México importa entre 75 y 80 % del arroz que consume.  

Agregó que el problema de la baja en la oferta y el aumento en la demanda es que China e India incrementaron sus consumos, lo que llevó a países como Vietnam y Egipto, entre otros a cerrar sus ventas a la exportación para protegerse, lo cual disparó los precios. 

Sin embargo, añadió que el problema se agravó cuando los grandes compradores, países europeos y latinoamericanos, además de Iraq, Irán y Bangladesh, empezaron a adquirir anticipadamente el cereal como una medida para protegerse.

Perspectiva en el futuro

En ese sentido, destacó que "el mercado tomará su nivel en cuanto empiecen a salir otra vez las cosechas de Asia y Estados Unidos", país que produce casi 7 millones de toneladas, de las cuales consume tres millones y vende más de 3.5 millones o 4 millones de toneladas.

Según estimaciones de la FAO, en América Central y el Caribe las perspectivas han empeorado desde septiembre, debido a los daños causados por los huracanes. Toda vez que de acuerdo con pronósticos actuales la subregión obtendrá 2.32 millones de toneladas, 7.0 % menos que en 2006.  

Ante este escenario el vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Molinera del Trigo, Omar Pérez Padilla, pidió cautela y llamó a esperar a que se den las cosechas de trigo en Estados Unidos y Canadá para "no generar más inquietud".

Panorama en México 

El presidente de la Confederación Nacional de Productores de Maíz, Efraín García Bello, afirmó que México es autosuficiente en maíz blanco pero en amarillo es deficitario hasta en 10 millones de toneladas, lo cual afecta a la cadena pecuaria.

Recordó que el consumo anual de maíz blanco es de 16 millones de toneladas y la producción se estima en 22 millones, mientras que el del maíz amarillo es de sólo de dos millones, por lo que recomendó un programa de reconversión hacia el maíz amarillo.  

De igual forma propuso establecer una reserva estratégica para amortiguar los efectos de la inestabilidad externa y la especulación.

García Bello coincidió en que los altos precios de los alimentos se reflejarán en la canasta básica pero pidió también tomar en cuenta que las alzas al consumidor final se deben a los incrementos de insumos y en particular al gas y la luz.

 

Ahora ve
No te pierdas