¿Por qué es bueno un petróleo caro?

Según expertos, los altos precios del crudo son necesarios para reducir la demanda del energéti además, impulsan el descubrimiento de nuevos yacimientos y el desarrollo de la energía alterna.
Especialistas coinciden en que los altos precios efectivamen
Steve Hargreaves
NUEVA YORK -

El actual precio del petróleo parece no obedecer la ley fundamental de la oferta y la demanda, lo que lleva a preguntarnos si el mercado no funciona.

La Reserva Federal de EU ha rebajado las tasas de interés, salvando así a Wall Street pero hundiendo al dólar y provocando un alza en los precios de alimentos y combustibles. Los inversionistas -calificados por algunos como ‘especuladores’- han inyectado dinero a las materias primas o commodities de todo tipo, aumentando los precios artificialmente en un intento por obtener ganancias ahora que las acciones de la Bolsa no están en su mejor momento.

Sin embargo, para muchos, ésta no es la razón principal del precio del petróleo, sino que usamos más y más hidrocarburos y cada vez encontramos menos. Los precios elevados son entonces necesarios si queremos reducir la demanda, encontrar nuevas reservas de crudo y desarrollar tecnologías alternativas.

“El mercado está enviando una señal: busca una fuente alternativa. Las sociedades que ignoran esta advertencia lo hacen bajo su propia responsabilidad” explica Robert Kaufmann, director del Centro de Estudios Energéticos y Medioambientales de la Universidad de Boston.

Kaufmann no apoya la teoría del “pico del petróleo”, pues no cree que haya realmente escasez. El problema, afirma, es que los nuevos yacimientos descubiertos en zonas no pertenecientes a la OPEP (como EU, Rusia y el Mar del Norte) no están siendo explotados como deberían. La OPEP, que posee dos terceras partes de las reservas mundiales de crudo, no ha visto decaer la demanda global a pesar del alto precio del barril, ni planea aumentar la producción.

Es este problema de abastecimiento el que provocó que los analistas de Goldman Sachs reafirmaran su predicción de un “súper aumento” en los precios del crudo, que podía llegar a los 200 dólares por barril en los próximos 6 a 24 meses. “Creemos que la actual crisis energética llegará a un punto crítico, a medida que la falta de crecimiento en la oferta se hace evidente” dijeron los analistas.

Eso en lo que respecta a la oferta; en cuanto a la demanda la historia nos es familiar: las regiones emergentes como China, India y Oriente Medio utilizan cada vez más petróleo. Así, el mundo se acerca al límite en el cual la demanda excederá la oferta.

Ahora es muy común culpar a los especuladores (que incluyen a fondos de inversión, fondos de jubilación, bancos y otros actores) por el alza en el precio. Incluso los congresistas estadounidenses se han referido al tema como “una orgía de especulación” en los mercados de materias primas.

Pero los analistas creen que los inversionistas sólo están observando las tendencias de la oferta y la demanda y compran petróleo porque ven que es rentable. Es decir, los inversionistas no pueden influir realmente en el precio del crudo porque no se quedan con el petróleo que hay en el mercado, lo venden al final del mes. “Nadie en Goldman Sachs espera ver llegar una pipa con 60 mil galones de gasolina” afirma Michael Cosgrove, presidente de la correduría Amerex Brokers.

De allí que el alto precio del petróleo sea necesario, para limitar la demanda en un mundo donde la oferta también es limitada. “El mercado funciona bien, nos obliga a tomar decisiones como consumidores que cambiarán nuestra conducta” explica Joseph Stanislaw, consultor energético en la firma Deloitte & Touche.

Tampoco la Comisión del Mercado de Futuros de Materias Primas de EU cree que sean los especuladores los culpables del alto precio en los hidrocarburos. Pero no todos están de acuerdo: “Creo que el mercado está totalmente loco. Alguien juega con los precios y todos terminamos pagando” asegura Fadel Gheit, analista energético en la firma de inversiones Oppenheimer.

De acuerdo a Gheit, la demanda ha disminuido en los países desarrollados y hay suficiente oferta, sobre todo bajo la forma de gas natural.

Políticos y especialistas también han hecho un llamado para que EU aumente su producción de petróleo explotando zonas hoy prohibidas –como la Reserva Natural Nacional del Ártico, secciones de las Montañas Rocosas y regiones costeras-.

Ambas partes coinciden en algunos puntos:

Quienes piensan que el mercado sí funciona, aceptan que convertir al petróleo en un tipo de inversión probablemente influya en su precio, aunque sostienen que la tendencia a largo plazo se ve poco influida por estas especulaciones.

Y quienes piensan, como Gheit, que el mercado sufre un desequilibrio, admiten que los altos precios efectivamente sirven para limitar la demanda.

Ahora ve
No te pierdas