La Fed, ¿ayuda o perjuicio?

Aunque Bernanke trajo calma a los mercados, la bonanza puede enturbiar la visión de inversionis la pregunta es si dependen demasiado de la habilidad de la Fed para mantener los mercados en fu
Desde que la crisis crediticia empezó el verano pasado, Bern
Colin Barr
NUEVA YORK -

El presidente de la Reserva Federal (Fed) Ben Bernanke había perdido, según algunos, su credibilidad; pero sorpresivamente ha logrado tranquilizar el nervioso pulso de los mercados financieros.

Desde que la crisis crediticia empezó a manifestarse el verano pasado, Bernanke ha sido objeto de múltiples ataques. Cuando la Fed mantuvo las tasas de interés en agosto, algunos críticos lo tacharon de ineficiente, alegando que su reacción tardía llevaría a una profunda recesión.

Una vez que la Fed empezó a recortar las tasas en septiembre, otros acusaron a la Fed de sobredimensionar la situación y fomentar la inflación. Finalmente, cuando la Fed decidió rescatar a Bear Stearns y comenzó a prestar dinero a las firmas financieras para prevenir otro pánico bancario, muchos dudaron de la prudencia de su decisión.

Rodeado de cuestionamientos sobre su manera de dirigir el Banco Central, Bernanke parece haber conseguido cierto sosiego en los mercados. “La Fed ha sido muy creativa” afirma Jeff Miller, CEO de la consultora de inversiones New Arc Investments.

Según Miller, los recortes de las tasas y los préstamos a los bancos impulsados por la Fed han “detenido la espiral” de problemas del sector financiero que amenazaban con golpear una economía ya lenta.

La pregunta que surge ahora es si los inversionistas dependen demasiado de la habilidad de la Fed para mantener los mercados funcionando.

Aunque la voluntad de la Fed para prestarle dinero a instituciones financieras ha prevenido otra calamidad como la de Bear Stearns, muchos expertos creen que las cifras de los últimos meses presentan una perspectiva de los mercados y la economía demasiado halagüeña.

“Hay mucho autocomplacencia en el mercado” advierte David Merkel, economista en jefe de la correduría Finacorp Securities, y destaca el estrecho margen entre los rendimientos de las letras del tesoro a dos años y el papel comercial A2/P2.

En diciembre, el margen era de 260 puntos básicos, poco antes de que Bank of America comprara la hipotecaria Countrywide; y en marzo el margen era de 190 puntos, poco antes del colapso de Bear Stearns.

Esta semana, el margen fue de 46 puntos básicos, explica Merkel. Eso significa a grandes rasgos que las empresas con calificación de crédito de BBB pueden pedir prestado a 90 días a una tasa del 3%, es decir, a una tasa relativamente atractiva.

Para David Rosenberg, economista de Merrill Lynch, “la euforia en el mercado de valores ha sido increíble en los últimos meses.

Ahora ve
No te pierdas