FMI pide a AL luchar contra inflación

El organismo solicitó a los bancos centrales de la región combatir el indicador en sus países; solicitó a las autoridades no culpar de su avance únicamente al alza de los precios externos.
CARTAGENA, Colombia, (CNN) -

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió el jueves a los bancos centrales de América Latina enviar señales contundentes de que su principal objetivo es combatir la inflación, e instó a las autoridades a no culpar de su avance únicamente al alza en los precios externos.

El director asistente del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional, Robert Rennhack, dijo que tras cuatro años de sólido crecimiento, muchos países han ubicado la expansión de su economía por encima del potencial, un claro reflejo del exceso de la demanda que alienta la inflación.

América Latina enfrenta en el 2008 una clara tendencia de desaceleración del ritmo de su crecimiento, que alcanzará entre un 4,5 y un 5 por ciento frente a una expansión de 5,6 por ciento en el 2007, con una tendencia creciente en la inflación, dijo el funcionario.

"Es muy importante no echar la culpa solamente a los precios externos y decir que no hay nada qué hacer, porque la parte monetaria y de políticas en general pueden jugar un papel muy clave", opinó Rennhack.

"El punto importante es que el Banco Central en cualquier país tiene que enviar una señal muy clara al mercado de que su objetivo principal es la inflación y que no va a preocuparse mucho del tipo de cambio", agregó.

 El funcionario sostuvo que después de cuatro años, muchos países tienen el PIB creciendo a tasas por encima de su potencial, reflejando claramente un exceso de demanda.

"Los precios de los alimentos y de los combustibles mundiales explican una parte importante de la inflación doméstica, digamos un tercio de la variación, pero también lo que valen más son las condiciones domésticas", dijo Rennhack ante la Convención Bancaria de Colombia.

Rennhack también advirtió sobre el efecto de una caída en los precios de las materias primas que pueda producirse por efecto de la desaceleración económica generalizada, ya que esas exportaciones son fundamentales para el sostenimiento de las economías de la región.

El funcionario estimó que una caída en los precios de las materias primas de entre un 20 a un 30% podría reducir el ritmo de crecimiento de las economías de la región en alrededor de dos puntos porcentuales.

"Si eso sucediera sería muy grave para la región", afirmó.

Ahora ve
No te pierdas