Los aumentos llegaron para quedarse

Los precios en alimentos son presionados por el crecimiento de naciones emergentes; la carestía representa una oportunidad de desarrollo ya que incentivan la inversión: FAO.
El gobierno del DF, a través de los mercados, entra también
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El crecimiento del ingreso en los países emergentes y la mayor producción de biocombustibles provocarán que los precios de alimentos, principalmente granos, mantengan la tendencia alcista.

“Esperamos que los precios permanezcan altos, incluso aunque bajen del nivel en el que actualmente se encuentran, seguirán altos”, dijo Merrit Cluff, especialista de productos agropecuarios de la Organización Mundial para la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés).

Las economías en desarrollo crecen a una tasa anual superior al 5%, mientras que el promedio mundial es de 2.5%, lo que implica mayores ingresos para una parte de sus poblaciones.

Un aumento de 10% de ingresos lleva un incremento de 8% en el consumo de alimentos, en México sería de 6% y en Estados Unidos solo 1%, revela un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés).

Los altos precios de los alimentos, son considerados por la FAO como una oportunidad para un mayor crecimiento económico de las naciones emergentes como México.

“Los altos precios son un incentivo para la inversión en el campo, buscamos que las naciones emergentes sean más productivas en el campo”, dijo Cluff.

Sin embargo, reconoce que habrá un costo en el corto plazo para los países que son netamente importadores de alimentos y cuyos ingresos de sus habitantes más pobres se destinan mayoritariamente a la compra de comida.

En México el 29% del ingreso familiar se destina a la alimentación, pero en los más pobres llega a representar el 60% de su ingreso.

Por ejemplo indicó Cluff, los precios elevados de granos desincentivan la producción de carne, lo que reduce los empleos en ese sector, al tiempo que los precios se elevan y afectan a los más pobres en el mediano plazo.

México registra la mayor inflación de los últimos tres años de 4.95%, debido a un aumeno de 9.4% en los costos de los alimentos procesados.

Por lo pronto, países como China, India y México observan un crecimiento en ingresos que se gastan más en alimentos procesados, productos de más alto valor, lo que contribuye a que las empresas fabricantes de estos productos demanden mayores insumos (commodities) lo que eleva su costo.

“Esta demanda creciente contribuye a aumentos en los precios, formatos de venta al detalle modernos y un mayor uso de servicios y electrodomésticos con un consecuente aumento en la demanda de energía”, dijo Anita Regmi, economista de la USDA.

A su vez, este fenómeno acarrea otras implicaciones como el avance de la formalidad en naciones desarrolladas en dónde las ventas por tiendas de autoservicio crecen a tasas de dos dígitos lo que provoca una concentración de la venta de alimentos.

“En estas concentraciones es el sector agrícola el que sale perdiendo, ¡qué pueden hacer?, no ayuda que necesita cambiarse, el mejor consejo que puedo dar es responder con la creación de cooperativas de productores”, dijo Klaus, Frohberg, profesor de la Universidad de Bonn.

 

Ahora ve
No te pierdas