Dólar pretende robarse el show del G8

La divisa tendrá la atención si el cambio en la política de EU lleva a una intervención coordin el petróleo y materias primas son protagonistas, pero la relación con la moneda entrará a escen
El déficit en la cuenta corriente de EU en el primer trimest  (Foto: )
TOKIO (CNN) -

El dólar acapararía la atención en una reunión del Grupo de los Ocho destinada a centrarse en los precios del petróleo y las materias primas, especialmente si hay señales de que el cambio en la política cambiaria estadounidense pudiera conducir a una intervención coordinada.

Las monedas no serán la parte esencial de la agenda de los ministros de Finanzas del Grupo de los Ocho durante la reunión que se celebra durante este fin de semana en la ciudad japonesa de Osaka.

Con los jefes de bancos centrales ausentes, las monedas no serán mencionadas en el comunicado y los funcionarios han dicho que las conversaciones se centrarán en las materias primas y la inflación.

Pero la fuerte correlación entre la debilidad del dólar y el alza en el petróleo debe, seguramente, aparecer en cualquier discusión.

Los inversores han detectado un cambio en el punto de vista de Washington sobre el dólar tras una serie de comentarios de funcionarios de alto rango estadounidenses acerca de que el dólar débil agudiza la inflación e incluso aumentando la perspectiva de una intervención de compra de dólares.

Y cuando los ministro de Finanzas del grupo de potencias industriales se reúnan en Osaka, sus comentarios serán analizados para buscar pistas sobre si Estados Unidos respaldará sus palabras con hechos y si otros Gobierno apoyaría una intervención.

"Las materias primas serán un tema importante de discusión, lo que significa que el dólar, por ende, también será discutido", dijo Sharada Selvanathan, estratega cambiaria de BNP Paribas en Hong Kong.

El dólar juega un rol importante en la subida de las materias primas y, por tanto, en la inflación mundial.

Selvanathan mencionó un estudio del Fondo Monetario Internacional que muestra que los precios del oro y el petróleo suben más de 1 por ciento por cada 1 por ciento de declive en el dólar.

Un documento de la Reserva Federal de Dallas dijo el mes pasado que el dólar débil había contribuido alrededor de un tercio del incremento de 60 dólares en los precios del petróleo entre el 2003 y el 2007.

"El nexo dólar-petróleo es corrosivo y dañino para la economía global", dijo Stephen Jen, estratega cambiario jefe de Morgan Stanley, en una nota enviada a los clientes esta semana.

Se cree que la influencia del dólar sobre el petróleo haya sido una razón por la que el G7 dijo en abril que estaba preocupado acerca del impacto de los fuertes altibajos de las monedas sobre la economía mundial y que estaba observando de cerca los tipos de cambio: una alusión a una potencial intervención.

Casi ocho años han pasado desde la última intervención coordinada en septiembre del 2000, cuando la Fed, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón actuaron para atenuar el declive del euro. La intervención desde entonces ha sido en respaldo de Japón.

Estados Unidos ha sido visto durante mucho tiempo como un país que mantiene una política de "abandono benigno": habla de las virtudes de una moneda fuerte, incluso cuando obtiene los beneficios de una débil a través del continuo crecimiento de las exportaciones.

Pero la semana pasada, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, señaló el cambio de Washington al vincular el dólar débil con la inflación y decir que está observando al dólar de cerca con el Departamento del Tesoro, palabras que son raramente usadas por un funcionario de alto rango de la Fed.

Eso fue seguido por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, al decir que no descartaría una intervención en el dólar y que todas las opciones estaban abiertas.

La nueva sensación de alerta, especialmente de funcionarios de la Fed, ha ayudado al dólar a recuperar cierto terreno contra el euro y otras monedas principales.

Durante los últimos seis años, el dólar perdió casi la mitad de su valor contra el euro para tocar mínimos históricos contra la moneda única cerca de 1.6020 en abril. En los últimos dos meses, el dólar ha recuperado casi 4% a cerca de 1.5440 ante el euro.

Jen, de Morgan Stanley, dijo que los inversores deberían hacer caso al cambio de tono de Estados Unidos, debido a que "el próximo paso, cuando lo tome, es una real intervención".

Los analistas creen que Estados Unidos, y posiblemente países que tienen ligadas sus monedas al dólar, están ahora preocupados de que el dólar está conduciendo la subida en los precios del petróleo a máximo récord de casi 140 dólares.

Un asunto que dará forma al ambiente para una potencial intervención estadounidense, europea e incluso japonesa para apoyar al dólar es la respectiva postura de política monetaria de esos países.

Sería difícil para la Fed impulsar al dólar por medio de la intervención, si está recortando las tasas de interés o las mantiene estables al mismo tiempo que el Banco Central Europeo está conduciendo alzas de las tasas de interés positivas para el euro.

Se espera que el BCE suba las tasas de interés en un cuarto de punto porcentual a 4.25%, tan pronto como el próximo mes, mientras que los comentarios de la Fed acerca de la incomodidad con la inflación y la necesidad de actuar han aumentado las expectativas de que el banco central estadounidense pudiera elevar las tasas de interés en los próximos meses.

Eso hace acercar a la política monetaria de las principales regiones económicas, pero no totalmente.

"La Fed y el BCE tienen un interés común sobre la inflación, pero la política monetaria aún está dividida", dijo Koji Fukaya, estratega cambiario de Deutsche Bank en Tokio.

Estrategas cambiarios de Citigroup dijeron en una nota que los funcionarios del BCE son más tolerantes a una moneda más fuerte, a medida que tratan de contener las presiones de los precios, cambiando el panorama de intervención desde la reunión de abril.

Selvanathan, de BNP Paribas, dijo que la opción de intervención permanecerá sobre la mesa.

"No podemos descartar la intervención en el futuro, si el dólar no sube como es deseado por la Fed, el Tesoro de Estados Unidos y otros bancos centrales que han ligado sus monedas al dólar", dijo.

Ahora ve
No te pierdas