Inflación golpea duro a América Latina

La racha alcista, que dominó en mayo, se levanta como principal freno para el crecimiento econó la inflación mexicana del último año llegó a 4.95, su mayor nivel desde diciembre de 2004.

El "monstruo" de la inflación, uno de los azotes de América Latina en la "década perdida" de 1980, golpeó de nuevo a la región en mayo y amenaza con seguir arrollando el resto del año, erigiéndose en un freno para el crecimiento económico.

De México a Argentina, sin perdonar a ningún país de la región, el mal desatado por el precio récord del petróleo y el alza de los alimentos mantiene preocupados a los Gobiernos, que discuten las dosis de un amargo remedio para controlarlo: el endurecimiento monetario y la reducción del gasto público.

En Brasil, el referencial Índice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) alcanzó su máximo nivel desde 1996 para un quinto mes del año, al subir un 0.79% presionado por los alimentos, y el Banco Central advirtió que seguirá subiendo las tasas de interés durante el tiempo que sea necesario.

El precio del arroz, esencial en la dieta de los brasileños, subió casi un 20% el mes pasado, y en Sao Paulo, principal ciudad del país, la inflación llegó al 1.23%, el mayor avance desde febrero del 2003.

"Hay un claro deterioro de la inflación, superando las previsiones del mercado (...) La inflación puede desacelerarse a partir de junio pero seguirá con tasas muy próximas a las de mayo", dijo a Reuters Silvio Campos Neto, economista jefe del brasileño Banco Schahin.

Una desaceleración sería "más gradual de lo que pensábamos antes", agregó.

Las presiones inflacionarias han llevado al Banco Central a subir la tasa de interés referencial en un punto porcentual desde abril, y los economistas esperan que el endurecimiento monetario se prolongue, impactando en la actividad económica.

En México, los precios al consumidor bajaron un 0.11% en mayo pero quedaron encima de lo esperado y la inflación en los últimos 12 meses trepó a 4.95, su mayor nivel desde diciembre del 2004, alejándose de la meta del banco central del 3.0% con una tolerancia de un punto porcentual.

En la segunda economía latinoamericana, la inflación anual fue alimentada en mayo en gran parte por el índice subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la evolución de los precios porque elimina volatilidad, y que subió al 0.50% por el alza en los precios de alimentos.

Algunos analistas creen que la economía mexicana empezó a mostrar signos de contagio por el alza global en los precios de los alimentos, lo que aviva la expectativa de que el banco central decida el 20 de junio subir las tasas de interés para contener las presiones.

"Al interior de la subyacente ya no es solamente alimentos y mercancías asociada al problema global, sino la parte de servicios ya está empezando a ser un tema de preocupación", dijo Juan Treviño, economista de HSBC.

En Argentina, donde sólo el Gobierno cree en los índices oficiales, sospechados de manipulación, los precios al consumidor subieron un 0.6% en mayo, según la agencia estatal de estadísticas.

Pero dirigentes opositores, asociaciones de consumidores y analistas consideran que la inflación real es de más del doble a la reportada oficialmente, calculada en base a una metodología que no mide precios de rubros clave en los gastos de los consumidores.

Según los cálculos del economista Ricardo Delgado, de la consultora argentina Ecolatina, los precios de los alimentos en el país avanzan a un ritmo de "casi 40% anual, ante un 17% en Chile y un 12% en Brasil".

El Banco Central de Colombia se debate entre subir las tasas para contener la inflación, y la presión política para bajarlas y frenar la desaceleración económica, mientras crecen las expectativas de inflación hasta un 5.92% anual.

En Perú, en tanto, la inflación en mayo fue del 0.37%, ante un 0.15% en abril y por encima de lo esperado por analistas.

Venezuela, por su parte, sufrió una disparada de los precios, con la inflación alcanzando un 3.2%, ante un 1.7% en abril, lo que llevó al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) a un acumulado de 12.4% en los primeros cinco meses del año.

La economía del país petrolero creció en el primer trimestre a la menor tasa de expansión desde el 2003 y las autoridades atribuyen los niveles de inflación al avance de los precios de los alimentos.

La pequeña economía uruguaya también resultó golpeada por la inflación, que se aceleró a un 0.87%, mientras que en Chile llegó al 1.2%, muy por encima de la previsión.

Consumo se resentirá

"Lo que estamos viendo para América Latina, con variaciones, es un escenario de inflación en alza con una desaceleración de las tasas de crecimiento", dijo Delgado.

La creciente amenaza inflacionaria para América Latina despertó la preocupación del Fondo Monetario Internacional (FMI), y su titular, el francés Dominique Strauss-Kahn, instó a las autoridades a tomar medidas para contener el impacto de las alzas en los precios de los alimentos y la energía.

En ese sentido, llamó a los gobiernos a evitar que la inflación "se arraigue en las expectativas y en las demandas salariales".

La firma LCA Consultores, de Sao Paulo, en tanto, dijo en un informe que la creciente inflación instiga medidas fiscales y monetarias de cuño restrictivo en los grandes países emergentes, golpeando al consumo familiar.

"El encarecimiento del petróleo y los alimentos, además de instigar políticas restrictivas, tiende a pesar significativamente sobre el presupuesto de las familias, disminuyendo el dinamismo del consumo", dijo la consultora.

Ahora ve
No te pierdas