China e India lidian con alza en crudo

El aumento chino en el precio de su combustible no tendrá impacto en la inflación, según analis mientras que el indicador en la India registró su máximo en 13 años debido al aumento del petró

Los dos motores principales del crecimiento de las emergentes economías asiáticas lidiaban el viernes con los efectos de los altos costos del petróleo, ya que la inflación en India llegaba a un máximo en 13 años y los inversores consideraban el impacto de los mayores precios del combustible en China.

Al registrar una inflación de dos dígitos, India se unió a Indonesia, Vietnam, Sri Lanka y Pakistán, con sus datos mostrando que su índice de precios generales aumentó por sobre el 11 por ciento a principios de junio como resultado del alza en los precios que el Gobierno fija por el combustible.

La noticia llevó al mercado bursátil indio a su menor nivel este año y la renta de los bonos gubernamentales a su grado más alto en cerca de siete años, luego de que los inversores anticiparan un ajuste en la política monetaria para controlar los precios.

En China en tanto, los analistas sostienen que la sorpresiva decisión del jueves de aumentar el precio de las ventas minoristas de combustible y diésel en hasta un 18% no afectará su lucha contra la inflación, pese a que algunos motoristas no estaban precisamente contentos con la posibilidad de gastar más dinero por cada bombeo.

"Es poco probable que el alza en los precios de la gasolina cambie la tendencia a la baja en el IPC", dijeron en una nota a los clientes los economistas Hong Liang y Yu Song, de Goldman Sachs.

China sortea crisis

La tasa anual de precios al consumidor en China cayó a 7.7% en mayo desde un máximo en cerca de 12 años de 8.5% en abril.

Los economistas esperaban que un alza de precios aumentara la inflación al consumidor en un punto porcentual o menos durante el resto del año en un país donde la gente gasta poco dinero en productos derivados del combustible.

Tras resistir las crecientes presiones de los altos precios durante semanas, China se colocó en línea con sus vecinos asiáticos al reducir los subsidios al combustible y elevar los precios, una medida que algunos esperaban ocurriera después de los Juegos Olímpicos de agosto.

Sin embargo, lejos de reducir la demanda, hay quienes sostienen que la medida podría apoyar el crecimiento de la demanda de gasolina y diésel a corto plazo, ya que aliviaría la escasez al elevar los márgenes de las refinerías.

De acuerdo con un importante funcionario de la oficina de planificación china, el alza también reducirá la presión sobre las refinerías, llevándolas a proveer una mayor cantidad de combustible al mercado minorista.

El petróleo recuperó la mayor parte de las pérdidas del jueves ocasionadas por el alza de precios en Pekín y el viernes subía 4 dólares, debido a que el mercado evaluó que la demanda china se vería estimulada por la medida.

El índice Shanghai Composite cerró con un alza superior al 3% liderada por las empresas petroleras y energéticas.

India con problemas

Sin embargo, la historia fue distinta en India, país que importa más del 70% del petróleo y donde todos los mercados financieros resultaron afectados por el repentino aumento en la inflación general.

El alza, cercana al 11%, se debió en gran parte a los altos costos del combustible y estuvo muy lejos de la expectativa de los expertos de 9.82 %anual.

Tras cerca de dos semanas de debate, el Gobierno indio elevó los precios del combustible a nivel minorista a principios de junio. Por otra parte, tras una pausa de más de un año, el banco central de India subió sus tasas de interés inesperadamente la semana pasada a su mayor nivel en cinco años y medio.

La cotización del cierre del crudo para julio, que expiró al final de la sesión, fue de 2.77 dólares;

Ahora ve
No te pierdas