Obama va por ganancias de inversionistas

El aspirante a la Casa Blanca propone aumentar el impuesto a 20% a las ganancias de capital; el mayor argumento para elevar la tasa impositiva es hacer más justo el sistema fiscal de EU.
Aunque no ha dicho de cuánto sería el aumento, el monto míni
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

Barack Obama, aspirante demócrata a la Casa Blanca, ha dejado clara su postura sobre los impuestos que deberán pagar las ganancias de capital: elevará la tasa por encima del 15% para los inversionistas de altos ingresos.

¿Pero cuánto más? Todo lo que Obama ha dicho es que el aumento será como mínimo de un 20% y como máximo de un 28%. La decisión que tome el virtual candidato demócrata afectará a inversionistas tanto como a los fondos federales.

Una de las razones que Obama cita para aumentar la tasa impositiva es hacer más justo el sistema fiscal estadounidense, pues una tasa baja beneficia más a los contribuyentes de altos ingresos, ya con son ellos quienes tienen el mayor número de inversiones gravables. Pero también está contando con los ingresos que aporte esta mayor recaudación para pagar algunas de sus iniciativas, como nuevos recortes fiscales para las familias de escasos recursos y un sistema donde el seguro médico sea accesible para todos.

“No quiero impuestos opresivos, lo que quiero es que la economía prospere” declaró hace algunos meses. Así que Obama está consciente de que no puede subir los impuestos al punto de que terminen ahogando la inversión y el libre flujo de capital. ¿Dónde está, entonces, esa línea divisoria entre no subir los impuestos (y arriesgarse a perder una recaudación que necesita) y subirlos demasiado (y distorsionar así el comportamiento inversionista)?

El gran debate

Cualquier modificación a las tasas impositivas sobre la ganancia de capital acarrearía un estímulo a corto plazo en la recaudación, pues los inversionistas tienden a vender antes de un aumento en la tasa o después de una disminución en la tasa. Pero los efectos a largo plazo no son claros.

Bob Carroll, vicepresidente de política económica en la Tax Foundation, afirma que algunos estudios muestran que un impuesto sobre ganancia de capital de entre 26% y 28% aumentaría la recaudación. Pero incluso a esos niveles “habría importantes consecuencias económicas negativas” explica.

Es decir, mientras más alta es la tasa impositiva, es más probable que los inversionistas se aferren a sus inversiones y que su decisión de vender o invertir en una empresa dependa más de las consecuencias fiscales que de las cualidades de la inversión misma.

Por otro lado, el director del Tax Policy Center, Len Burman, sugiere que aumentar más del 28% la tasa impositiva sobre la ganancia de capital no afectará los ingresos ni tendrá efectos negativos en el comportamiento inversionista. De acuerdo a Burman “en teoría, el impuesto sobre ganancia de capital es el impuesto más fácil de evitar –simplemente no vendes tus activos. Pero en la vida real se vende mucho… la gente no pone tanta atención en los impuestos, o creen que pueden ganarle al mercado y están dispuestos a pagar los impuestos con tal de vender. En cualquiera de los casos, creo que las ganancias de capital no se ven tan afectadas por los impuestos como uno podría suponer.”

¿Quién decide?

Por lo tanto, si Obama busca una guía, no la encontrará. Hay demasiados puntos de vista sobre el tema. “Le he preguntado a Warren Buffet y a otros… cuánta diferencia habría entre [una tasa impositiva del] 20 o 25%. Y me responden que si está dentro de ese rango entonces no distorsionará las decisiones económicas” declaró el candidato en entrevista para CNBC.

Finalmente, la medida no dependerá tanto de Obama sino de la política misma, pues muchos demócratas y republicanos sostienen que las bajas tasas impositivas fomentan la inversión. Así que es poco probable que Obama consiga elevar las tasas por encima del 25% o más allá del 20% -porcentaje que la actual ley fiscal estima aplicar para el 2011 a menos de que los congresistas decidan otra cosa.

Como bien lo resume Clint Stretch, responsable de política tributaria en Deloitte Tax: “Una cosa es lo que quiere hacer Obama y otra cosa es lo que apruebe el Congreso.”

Ahora ve
No te pierdas