Empresarios confían en meta de Banxico

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado prevé una inflación de 4.5% al cierre del a sin embargo, reconoce problemas en el control de la inflación subyacente, lo que es preocupante
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) estimó que la inflación cerrará este año en niveles cercanos a 4.5%, aunque durante unos meses de mantendrá por arriba de 5.0%.

En su publicación semanal "Análisis Económico Ejecutivo", expone que después de que el Banco de México (Banxico) diera a conocer la inflación de la primera quincena de junio, la preocupación por mayores presiones en la materia se incrementó entre los agentes económicos.

La inflación en la primera quincena de junio fue de 0.29%, pero hay que analizar qué rubros registran los mayores incrementos de precios para tener una mejor idea de cuáles podrían ser las expectativas para los próximos meses.

Según los resultados del reporte del Banxico, las principales presiones sobre los precios al consumidor en la primera quincena del mes siguieron teniendo su origen en el alza de los precios de alimentos procesados, los cuales aumentaron 0.37%.

El organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) precisa que en este comportamiento sobresale el incremento de 1.33% en el rubro de aceites y grasas vegetales, de tal forma que en lo que va del año acumuló un alza de 34.20%.

"No hay duda de que gran parte de las presiones se están registrando por el lado de la inflación subyacente, lo cual resulta más preocupante, puesto que este indicador muestra de manera más real el comportamiento de la inflación".

Sin embargo, continúa el organismo privado, aunque su incidencia fue menor, dado su peso relativo dentro de la ponderación del índice general de precios, los resultados de la inflación no subyacente fueron parte importante del resultado general en la primera quincena del mes.

Una de las causas principales fue el aumento que reportaron los precios de productos agropecuarios, impulsado principalmente por el repunte de los precios de frutas y verduras, después de haber registrado tres quincenas consecutivas con variaciones negativas.

Asimismo, el subíndice de precios administrados tuvo una participación importante en la inflación quincenal, de hecho fue el rubro que mayor incidencia tuvo al generar casi la cuarta parte del aumento del índice general de precios al consumidor.

El CEESP refiere que los aumentos en las tarifas eléctricas y el ajuste mensual en los precios de las gasolinas fueron la razón, y considera que una buena parte de la inflación quincenal fue de origen estacional.

"A pesar de que se estima que durante unos meses más la inflación anual se mantendrá por arriba de 5.0%, aun suponiendo que en lo que resta del año se observe una inflación promedio mensual superior a 0.4%, es factible que se cierre el año en niveles más cercanos a 4.5%", señala.

Ahora ve
No te pierdas