Irán provoca alza en petróleo

Las tensiones con Israel podrían alimentar la tendencia alcista en los precios del crudo; de continuar ese panorama, el precio del energético alcanzaría los 150 dólares.
Mahmoud Ahmadinejad, presidente de Irán, está dispuesto a ne  (Foto: )
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Es posible que la mayor amenaza que enfrenta el mercado bursátil y la economía no esté en el mercado inmobiliario o en las tribulaciones financieras de los bancos, sino en Irán.

Al comienzo de la semana, los precios del petróleo comenzaron a retroceder y las acciones de la Bolsa se recuperaron gracias, en parte, al mensaje tranquilizador de Irán. Pero el escenario cambió repentinamente luego de que el país persa realizara pruebas con nueve misiles balísticos, hecho que provocó un alza en los precios del crudo y una baja en las acciones negociables.

¿Deberían entonces preocuparse los inversionistas?

Algunos expertos en energía han estimado que el petróleo puede alcanzar los 150 dólares por barril si aumentan las tensiones entre Irán e Israel. Y si Estados Unidos se involucra, el precio puede tocar los 200.

La gran preocupación es que cualquier interrupción en la producción de petróleo en el Medio Oriente evite una disminución en los precios del crudo, algo que cabría esperarse ante el debilitamiento de la economía mundial. “La demanda [de crudo] decrece a medida que la economía se ralentiza. Pero no ayuda mucho que Irán lance misiles” afirma Jeffrey Saut, estratega de inversiones en Raymond James Financial.

La economía estadounidense ha sido una de las grandes perjudicadas por el elevado precio del petróleo. “Los niveles de los precios del combustible están golpeando a pequeños negocios y consumidores, y se reflejará en los próximos tres meses” advierte Kurt Karl, economista en jefe de Swiss Re.

“Esta última acción de Irán ha afectado al mercado, y según nuestras conjeturas los precios del crudo estarán entre 135 y 150 dólares para el resto del año. Pero hay un 10 a15% de probabilidad de que alcance los 200 dls” agrega.

De acuerdo a la proyección del economista los petroprecios no bajarán pronto, además, en los próximos meses EU perderá cerca de 200,000 empleos al mes, una cifra muy superior a la registrada anteriormente de 73,000 plazas perdidas.

Asimismo, un mayor aumento en los precios del combustible dificultará que la Reserva Federal (Fed) mantenga las tasas de interés al nivel actual, que ya es bajo. La Fed ha señalado que está vigilando de cerca a la inflación, pero en la última comparecencia de su presidente Ben Bernanke, éste dijo que la Fed podría extender un año más el programa de préstamos de emergencia a bancos de inversión.

Lo anterior fue interpretado como una señal de que la Fed aún cree que la crisis crediticia puede empeorar y que no está dispuesta por ahora a elevar las tasas de interés, incluso si arrecian las presiones inflacionarias.

Sin embargo, un petróleo caro y un dólar débil podrían estropear los planes de la Fed. Pues es difícil imaginar que la política del sistema bancario central de EU continúe sin cambios si los precios del crudo siguen elevándose.

En las futuras semanas será importante observar las ganancias corporativas, que sirven para indicar cómo avanza la economía, pero será aún más crucial prestarle atención a Irán. Si se evita la guerra, los inversionistas y consumidores podrán respirar con alivio.

Ahora ve
No te pierdas