Riesgo corporativo bajo control: Moody’s

La agencia dio altas calificaciones a los emisores corporativos mexicanos pese a la débil econo admitió que las compañías se enfrentan a grandes retos por la inflación y el alza en los produc
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A pesar del débil contexto económico global, Moody’s otorgó calificaciones altas a diversos emisores corporativos en México, gracias a que tienen posiciones adecuadas de liquidez y a mejores métricas crediticias.

Las empresas que obtuvieron las mejores calificaciones fueron América Móvil, FEMSA y Telmex, gracias a que la calificadora internacional continúa observando condiciones positivas para estos emisores.

“Con las recientes revisiones a la baja de la expectativas del Producto Interno Bruto (PIB) de México para 2008, los riesgos por la creciente inflación y las presiones en los costos de las commodities, las compañías mexicanas no financieras están enfrentando mayores retos que hace sólo medio año”, destacó en su reporte.

El Gobierno mexicano confía en que la economía nacional crezca en 2008 al menos 2.8%, pero algunos analistas económicos ven menos positivo el panorama y ubican el crecimiento a niveles de hasta 2.6%.

La calificadora afirmó que, pese al crecimiento de riesgos regionales, mantiene una evaluación estable para la mayoría de los emisores, debido a que las sólidas mediciones crediticias y perfiles de liquidez adecuados amortiguan los cambios de calificación y dan soporte a perspectivas estables.

“Los mercados locales de deuda permanecen como una sólida fuente de liquidez para los emisores corporativos mexicanos, con aún relativas bajas dispersiones”, señala el documento.

Sin embargo, Moody’s se mantuvo cauteloso acerca de las industrias cíclicas, especialmente aquellas expuestas los sectores estadounidenses más débiles (materiales de construcción y automotriz).

La agencia prevé que se desarrolle una presión de ligera a estable en el corto plazo en la calificación del sector de las telecomunicaciones mexicanas y en el de los medios de comunicación; y que se mantengan perspectivas estables para el grado de inversión en las compañías de productos de consumo y minoristas de alimentos.

A largo plazo, los eventos de riesgo en fusiones y adquisiciones permanecen como una consideración latente para la calificación crediticia, señaló.

Exhortó a las corporaciones mexicanas a que busquen oportunidades para construir una masa crítica fuera del mercado doméstico, donde en algunos casos, las restricciones antimonopolio limitan su crecimiento mediante adquisiciones.

Actualmente, Moody’s califica a 24 emisores corporativos no financieros mexicanos. Más de la mitad de los 24 emisores tienen grado de inversión, con calificaciones de Baa3 o más.

La calificación más alta a nivel global y extranjero es A3, que se encuentra dos escalones abajo del techo establecido para México, A1. El piso mexicano en las categorías de Moody’s es B3.

América Móvil, Coca-Cola FEMSA y Telmex tienen las calificaciones más altas con categoría A3.

Ahora ve
No te pierdas