Crisis en EU pegará a bancos de AL

Los efectos de la caída subprime en EU generarán un repunte en las carteras vencidas en la regi el presidente para América de Grupo Financiero Santander recomendó a bancos tomar provisiones.
Los bancos latinoamericanos deben contar con mayor liquidez
Armando Talamantes/ enviado
SANTANDER, España (CNNExpansión) -

La crisis generada en la economía estadounidense a causa de los créditos de alto riesgo y las hipotecas provocará un contagio moderado en los mercados latinoamericanos, que se traducirá en un mayor costo del dinero, así como en un incremento en la cartera vencida de los bancos, estimó este jueves el presidente para la región latinoamericana del Grupo Financiero Santander, Francisco Luzón.

“Nosotros creemos que en los próximos 18 a 24 meses tanto la morosidad como la prima de riesgo van a empeorar y los bancos deben comenzar a prepararse desde ahora mismo para ese escenario”, dijo Luzón al participar en un seminario sobre América Latina.

En el continente, las tasas de morosidad promedio en los últimos cuatro años han rondado en torno al 4%. En México, el índice de morosidad se ubicó en 2.49% al cierre del primer trimestre de 2008, lo que significó una subida de 42% en relación con el mismo lapso de 2007.

Luzón dijo que, ante tal escenario, los bancos deben procurar allegarse de una mayor liquidez y mantener una base de capital sólida que asegure la salud de los bancos y evitar que el sistema bancario se convierta en un “propagador” que acentúe los efectos de la crisis.

“Se va a necesitar capital para absorber a los morosos y fallidos, y amortizar las minusvalías que la crisis puede llegar a producir en el valor de los activos que se mantiene en balance”, dijo.

Un empeoramiento de las condiciones de liquidez o solvencia en los bancos podría provocar que el sistema bancario cortase súbitamente el crédito, “generando el temido ‘credit crunch’ y los efectos de segunda vuelta sobre la economía real: caída del consumo, de la demanda de inversión, impacto negativo sobre las expectativas y el clima de negocios”, afirmó el directivo.

Pese a las incertidumbres que planean sobre la economía de los países latinoamericanos, Luzón confió en que la región pueda mantenerse firme para resistir los impactos externos generados por la crisis en Estados Unidos.

Si los gobiernos diseñan políticas adecuadas y mantienen los fundamentales de la economía, y si los bancos centrales combaten con decisión las presiones inflacionarias, los países de América Latina tendrían la oportunidad de “romper la maldición” de caer en las crisis recurrentes, dijo.

Sin embargo, admitió que los efectos desatados por la crisis en la Unión Americana se dejarán sentir sin lugar a dudas. “Los riesgos a futuro son inequívocos. Lo que cabría esperar sería que en Latinoamérica la liquidez también se volviese un recurso escaso y que su precio tendiese a subir”.

Luzón participó junto con otros directivos de Santander y académicos en un encuentro para abordar los retos que tiene América Latina en el corto y mediano plazo.

El seminario concluyó que la región puede seguir gozando de las mismas tasas de crecimiento logradas durante el último lustro, siempre que los gobiernos no caigan en la tentación de encontrar “atajos” y descomponer la estabilidad macroeconómica ya alcanzada.

Ahora ve
No te pierdas