El desafío de Pemex no es fiscal: SHCP

El reto de la paraestatal es de carácter operativo, de capacidad de ejecución y rigidez regulat al superar los problemas se liberarían importantes recursos y daría rentabilidad a sus inversio
El problema principal de Pemex no es fiscal sino operativo,
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El desafío de Petróleos Mexicanos (Pemex) no tiene que ver con su régimen fiscal, sino con cuestiones de carácter operativo, capacidad de ejecución y rigidez regulatoria, afirma la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En los últimos años se han realizado diversas modificaciones al régimen fiscal de Pemex, lo que ha permitido fortalecer sus objetivos y su situación financiera, señala la dependencia en el Informe Semanal de su Vocería.

Sin embargo, este organismo enfrenta todavía controles que le impiden operar de manera óptima, y cuya superación liberaría una cantidad importante de recursos y daría rentabilidad a sus inversiones, por lo que "el desafío de Pemex no tiene que ver con su régimen fiscal".

Expuso que la iniciativa de reforma energética propuesta por el Ejecutivo busca darle a Pemex mayor flexibilidad en el ejercicio de su presupuesto, en el uso de los excedentes de ingresos propios, en las adquisiciones y en la contratación de servicios y obras.

Todo con el objeto de mejorar su operación y, con ello, lograr aumentar su eficiencia, reducir sus costos, contar con mayores recursos para invertir, pero, sobre todo, para garantizar la energía que necesitan los mexicanos.

En la nota informativa "Reflexiones sobre la evolución del régimen fiscal de Pemex", la dependencia expone que todo ello se propone sin transferir la propiedad de los recursos naturales a particulares, ni afectar la participación de las entidades federativas de los ingresos petroleros.

Precisa que vale la pena recordar a la ciudadanía que las iniciativas de reforma energética que se debaten en el Congreso buscan establecer una nueva estructura corporativa en Pemex y dotar a la empresa de mayores facultades de decisión, de administración y de contratación.

Así, se propone establecer un régimen especial en materia de adquisiciones, contratación de servicios y de obra, en el caso de las actividades productivas sustantivas de Pemex que, dentro del marco constitucional, responda a sus requerimientos específicos.

Además, se plantea la creación de comités que vigilen la transparencia y evalúen el desempeño de la empresa con el fin de alcanzar una mayor eficiencia, y dotar a Pemex de flexibilidad financiera y gestión suficientes para darle mayor libertad en el manejo de su presupuesto y de su deuda.

Entre las propuestas, Pemex y sus organismos subsidiarios podrán contratar servicios asociados a la refinación de petróleo, dejando claro que la contratación no podrá transferir la propiedad del hidrocarburo al contratista.

La propuesta de reforma plantea permitir la participación de los sectores social y privado en las actividades de transporte, almacenamiento y distribución de petrolíferos y petroquímicos básicos.

Asimismo, crear los bonos ciudadanos que serán un instrumento para transparentar y dar seguimiento al desempeño de la paraestatal; y requerir al organismo mayores niveles de transparencia y rendición de cuentas.

La SHCP señala que la iniciativa busca establecer un régimen fiscal que asegure la viabilidad de los proyectos de inversión en condiciones de mayor complejidad geológica, y modificar la rectoría del sector de manera que conduzca a una mayor eficiencia.

Ahora ve
No te pierdas