Grandes obstáculos frenan a Doha

Los negociadores que se esfuerzan por cuarto día en acortar las grandes diferencias; el miércoles hubo pocos avances concretos en las conversaciones.
Representantes de varios países se han reunido en Ginebra pa
GINEBRA (CNN) -

Los negociadores que se esfuerzan por salvar la ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC) intentaban el jueves, el cuarto día de discusiones, acortar las grandes diferencias sobre cómo abrir los mercados y alentar a la alicaída economía global.

El miércoles hubo pocos avances concretos en las conversaciones, que se prolongaron hasta la madrugada, y algunos embajadores decían que esperaban saber en las próximas horas si tenía algún sentido continuar.

"Todavía veo grandes divergencias. Veremos durante el día si es posible superar esas diferencias", dijo el negociador jefe de Argentina, Néstor Stancanelli, al llegar a las oficinas centrales de la OMC en Ginebra.

El cierre de las negociaciones estaba programado originalmente para el sábado pero los delegados dicen que podrían extenderse hasta la semana próxima, si es que no fracasan antes.

La llamada ronda "del desarrollo", lanzada en la capital de Qatar en el 2001, apunta, entre otras cosas, a facilitar que los países en desarrollo exporten productos agrícolas recortando los subsidios y los aranceles de las naciones ricas en ese sector.

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han hecho ofertas sobre agricultura, pero presionan a los países en desarrollo para que abran sus fronteras a las importaciones de productos industriales como autos y químicos, y servicios como banca y telecomunicaciones.

Si no se produce un avance en agricultura e industria antes del receso del verano boreal de agosto, la ronda de Doha enfrenta el riesgo de sufrir meses o incluso años más de postergaciones debido a los cambios del próximo año en la Casa Blanca estadounidense y la Comisión Europea.

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva advirtió a Estados Unidos y la Unión Europea que se arriesgan a un fracaso de la ronda, a menos que mejoren sus ofertas sobre subsidios y aranceles agrícolas.

"Si no hay una reducción efectiva de los subsidios agrícolas de Estados Unidos, ni una apertura efectiva del mercado agrícola europeo, no habrá acuerdo y todos deberán enfrentar sus responsabilidades", dijo Lula en Brasil, citado por la prensa local.

La representante comercial estadounidense Susan Schwab ha pedido a los países en desarrollo que avancen sus posiciones en respuesta a su oferta de limitar los subsidios distorsionantes del comercio para los granjeros de Estados Unidos a 15,000 millones de dólares al año, un nivel que muchos países aún consideran alto.

Ahora ve
No te pierdas