En crisis, clase media estadounidense

Los crecientes gastos y salarios estancados causan la debacle de este sector de la población; muchos recurren a tarjetas de crédito, así que 10% del ingreso total en EU es para pagar esa de
La clase media estadounidense sufre por los bajos sueldos y
Tami Luhby
NUEVA YORK -

La clase media estadounidense se comprime cada vez más afectada por los bajos sueldos y el alto costo de la vida, advirtieron expertos al Congreso de EU.

El ingreso de la familia de clase media ha caído 1,175 dólares -monto ajustado a la inflación- entre los años 2000 y 2007, expuso la profesora de la Universidad de Harvard Elizabeth Warren en un reporte dirigido al Comité de Asuntos Económicos del Congreso.

A la vez, una familia promedio desembolsa 4,655 dls más en gastos básicos, como gasolina, vivienda, alimentos y salud. Sólo en gasolina, por ejemplo, una familia gasta hoy 2,195 dls más que hace ocho años y recorriendo las mismas distancias. Si tienen hijos, los costos se incrementan aún más: quienes tienen niños menores de 5 años gastan otros 1,508 dls adicionales al mes.

Muchas personas han tenido que recurrir a las tarjetas de crédito para cubrir estos gastos en aumento. De manera que casi el 10% del ingreso total disponible en EU se destina a pagar esa deuda. “Esta situación no se había visto desde la Gran Depresión. Las familias están ajustándose el cinturón, reduciendo sus gastos discrecionales en todas las áreas posibles” dijo Warren. “Estos gastos están fracturando la economía familiar” añadió.

Los ricos son más ricos

El senador Charles Schumer, quien preside el Comité de Asuntos Económicos y convocó la reunión para discutir el impacto de los altos costos en los salarios de los norteamericanos, manifestó que “Hay un grito ahogado en las familias de la clase media que cada noche se preguntan cómo van a pagar las abultadas facturas. Estas familias son el motor de nuestra economía, pero su poder adquisitivo y su seguridad económica han disminuido en los últimos siete años.”

Los legisladores también se mostraron preocupados al comparar los grandes avances en la productividad frente al estancamiento salarial. Según explicó Jared Bernstein, economista del Economic Policy Institute, la culpa de esa brecha recae sobre la creciente desigualdad económica: mientras la clase media contribuye a aumentar la productividad, la recompensa de ese esfuerzo la disfrutan los ricos.

Para ayudar a las familias que enfrentan problemas financieros, el Congreso debería aprobar un segundo paquete de estímulos, sugirió el analista de la Heritage Foundation David Kreutzer. Pero estos fondos deberían destinarse a los estados, especialmente a los proyectos de infraestructura, que supondrían una fuente de trabajo.

“Si se hace con inteligencia, este apoyo tendría el potencial de ayudar a generar más crecimiento económico hasta que se corrijan las desigualdades y el funcionamiento de los mercados” dijo Bernstein. “La inversión en infraestructura juega un doble papel: aumenta la inversión en el capital público y crea trabajo para aquellos que están subempleados o desempleados” añadió.

Tanto Warren como Bernstein coincidieron en que se necesita más vigilancia y regulación en los mercados financieros, particularmente en la industria del crédito, para evitar abusos que conducen a burbujas crediticias. Los últimos episodios de desaceleración económica sufridos por EU fueron causados por esa escalada de costos.

Ahora ve
No te pierdas