Maratón de malos indicadores económicos

Puede que no gane muchas medallas en Pekín, pero el país acumula una serie de datos negativos; la inflación disparada, la caída en la confianza y las pérdidas en Afores son las ‘campeonas’.
La economía mexicana se desacelera arrastrada por EU. (Archi  (Foto: )
Alejandro Bazán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Puede que no gane muchas medallas en los Juegos Olímpicos de Pekín, pero México acumula en los últimos días una serie de datos negativos. La inflación disparada, la caída en la confianza y las pérdidas en Afores son las ‘campeonas’ de la temporada.

PIB se desacelera

Los temores de una posible recesión en la economía estadounidense encendieron los focos rojos para el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano, ya que sería el que más resentiría esta caída.

Hasta el momento los efectos han sido limitados, pero eso no implica que el país haya superado las turbulencias.

En el primer trimestre del año, el PIB subió 2.6%, cifra menor al 4.2 registrado en los últimos tres meses del 2007, los datos muestran una desaceleración. Sin embargo, la Secretaría de Hacienda espera que entre abril y junio pasados, la economía mexicana se haya expandido 3%.

Se desploma la confianza

El índice de la confianza del consumidor en México se ubicó en julio pasado en su peor nivel en la historia, al ubicarse en los 88.4 puntos. Este resultado es el más bajo en los últimos 7 años con tres meses.

La cifra representa una baja de 15.6% respecto a julio del 2007 y de 1.82% en relación al mes inmediato anterior.

El INEGI tiene registros de este índice desde abril de 2001, pero en ningún dato previo había registrado un resultado tan bajo como el del mes pasado.

Rendimientos para ‘llorar’

En el primer semestre del 2008, las Afores registraron un rendimiento negativo de 2.74%, por lo que enfrentan la crisis más grande de sus 11 años de historia. 

Tan solo en junio, las administradoras tuvieron un desempeño negativo de 5.66%, al perder 49,900 millones de pesos. 

La pérdida en las Afores se justifica por el aumento en las tasas de interés de los bonos a largo plazo en los que invierten las administradoras, ya que su precio ha disminuido. 

El ahorro de los trabajadores se redujo en cerca de 52,000 millones de pesos en los primeros seis meses del año, pero las admintradoras obtuvieron utilidades por 1,014 millones de pesos.

Los precios por las nubes

El alza en los precios de los commodities en los mercados internacionales provocó que  la tasa inflación en México se colocara en 5.39% durante julio, su nivel más alto desde 1999.

Tan solo en ese mes, el indicador fue de 0.56%, que representó la mayor alza de los últimos nueve años, sólo superada por el aumento que se registró en julio de 1999, cuando la inflación fue de 0.66%.

 Banxico declaró recientemente que los niveles de los precios permanecerán altos en lo que resta del año y en el 2009, y que será hasta el 2010 cuando se ubique entre los rangos que tiene como meta, de 3% +/- un punto porcentual. 

Tasa de fondeo

El 20 de junio de 2008, el Banco de México (Banxico) inició la restricción de su política monetaria ante los temores de un fuerte repunte en la inflación, al pasar la tasa de fondeo de 7.5 a 7.75%.

La medida no fue suficiente y el 18 de julio decretó un nuevo ajuste de 25 puntos base, para quedar en 8%. Sin embargo las fuertes presiones inflacionarias provocaron otro aumento este 15 de agosto, a 8.25%.

La mayor restricción es contraria a la sugerencia hecha por el presidente Felipe Calderón de que se relajaran los tipos de interés para mejorar el panorama de las empresas y alentar el consumo. 

Los Cetes al alza

El nivel de los Certificados de la Tesorería (Cetes) a 28 días cerraron la semana en 8.18%, su nivel más alto desde el 8 diciembre de 2005, cuando tocaron el 8.42%.

Los niveles de los Cetes se ven afectados por las expectativas de una mayor restricción de la política monetaria del Banco de México (Banxico) ante las constantes presiones inflacionarias.

Analistas consideran que el aumento en los Cetes limita los niveles de financiamiento tanto para las empresas como para las personas físicas.

El superpeso regresa

El primero de agosto pasado, la divisa mexicana tocó su nivel más alto desde el 24 de octubre del 2002, a cotizarse en a 9.9620/9.9630 unidades por dólar.

La debilidad de la divisa estadounidense en los mercados internacionales y los precios récord del crudo llegaron a beneficiar al peso.

En julio, la moneda mexicana se apreció 2.64%, y los analistas esperan que esta tendencia permanezca en los próximos meses.

 

Ahora ve
No te pierdas