México resiste bien la crisis mundial

Moody’s cree que el país maneja bien la actual crisis crediticia y desaceleración mundial; la calificadora advierte que el desafío a largo plazo es reactivar el desacelerado sector petro
Los ajustes al presupuesto privilegiaron economía y segurida  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (Dow Jones) -

Moody’s Investors Service está conforme con la calificación de deuda soberana que asigna a México, debido a que el país puede manejar una repercusión negativa de la actual crisis crediticia y una desaceleración de la economía mundial.

Aunque México enfrenta desafíos para los próximos años, como una baja demanda en Estados Unidos de sus exportaciones y una disminución de la producción petrolera, estos factores ya están incorporados en la calificación soberana "Baa1" del país.

Además, las autoridades han sido capaces de demostrar la capacidad para mantener la estabilidad macroeconómica.

“Estamos bastante confiados en la capacidad de México para manejar las crisis”, dijo a Dow Jones Newswires el analista de riesgo soberano de Moody's Mauro Leos. “Este es un factor clave de la calificación”.

En una presentación, Leos señaló que sería erróneo reducir el panorama crediticio de México por una crisis financiera o económica. Hasta ahora, la calificación del país es inmune a la economía estadounidense, donde Moody's espera un crecimiento entre bajo y negativo para más de un año.

Uno de los principales desafíos a largo plazo que enfrenta México es reactivar el desacelerado sector petrolero. Según Leos, la producción petrolera seguirá cayendo por el resto del mandato del presidente Felipe Calderón, incluso si el gobierno logra la aprobación de una reforma energética en el Congreso este otoño boreal.

“Nos sorprendería que no fuera así”, aseveró Leos. “La pregunta es si la baja se acelera o disminuye”.

Leos indicó que una eventual reforma probablemente dará a la compañía mayor autonomía sobre su presupuesto y operaciones financieras, pero no hay indicios de una apertura significativa a las empresas petroleras internacionales.

Ninguno de los tres principales partidos de México ha sugerido un cambio a la Constitución de 1917, que otorga al Estado derechos exclusivos sobre la producción de hidrocarburos.

Ahora ve
No te pierdas