Obama acepta nominación demócrata

Barack prometió apartarse de las políticas de Washington y la fallida presidencia de Bush; 'no es momento para planes pequeños', dijo el senador por Illinois en su discurso de aceptación
Unas 84,000 personas acudieron al estadio Invesco Field para
DENVER (AP) -

Ante una enorme multitud que lo vitoreaba, Barack Obama prometió el jueves apartarse totalmente de ''las políticas estropeadas de Washington y la fallida presidencia de George W. Bush'' al embarcarse en la última etapa de su audaz intento por convertirse en el primer presidente negro del país.

En un discurso televisado a nivel nacional en el que aceptó la nominación presidencial demócrata, Obama enfatizó los temas que guiarán su campaña hasta las elecciones del 4 de noviembre: que ayudará a la clase media del país y será firme en seguridad nacional, y que una victoria del republicano John McCain equivaldría a un tercer período para el presidente Bush.

''Esta noche, le digo al pueblo estadounidense, a los demócratas y republicanos e independientes a lo largo de este gran país: ¡es suficiente!'', afirmó.

''Ahora no es momento para planes pequeños'', dijo el senador por Illinois de 47 años ante aproximadamente 84,000 personas en el Invesco Field, un enorme estadio de futbol a la sombra de las montañas Rocallosas.

Obama prometió recortar impuestos a casi todas las familias de clase trabajadora, terminar la guerra de Irak y romper la dependencia de Estados Unidos del petróleo de Medio Oriente en el plazo de una década.

En arremetidas contra su rival republicano, señaló que no es que McCain no esté interesado en los problemas económicos de los trabajadores, es que ''simplemente no los comprende''.

En campaña como un preconizador de un tipo nuevo de política, Obama sugirió que era posible al menos hallar terreno común en asuntos como el aborto, el control de armas, la inmigración y los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Obama dirigió su discurso de aceptación a la nominación de su partido para la contienda presidencial en un sitio inigualable para la convención, ante una multitud de tamaño sin par: el estadio lleno, con el relampaguear de las cámaras fotográficas en la noche, el telón de fondo sugiriendo la Casa Blanca, y los miles de delegados a la convención sentados alrededor del estrado en un enorme semicírculo.

Ahora ve
No te pierdas