La economía mundial está a prueba: FMI

El organismo dijo que el crecimiento se desacelera fuertemente y con altas tasas inflacionarias el FMI prevé que los precios de las materias primas sigan elevados en términos reales.
John Lipksy, primer subdirector gerente del Fondo Monetario  (Foto: )
FRANCFORT (CNN) -

La economía global enfrenta su prueba más difícil en muchos años, pues el crecimiento se desacelera fuertemente incluso cuando los altos precios de las materias primas presionan a la inflación, afirmó John Lipksy, primer subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Dijo que las tensiones en los mercados financieros continuaban siendo significativas, más de un año después de que aparecieran los problemas del mercado hipotecario de Estados Unidos, limitando la expansión y afectando a los balances de los bancos.

Los precios de las materias primas siguen siendo altos y volátiles, generando riesgos de efectos de segunda ronda sobre la inflación, aunque las recientes caídas grandes de los precios del petróleo deberían aliviar las presiones inflacionarias de corto plazo en las economías avanzadas, señaló.

Los bancos centrales de las economías más desarrolladas pueden permitirse una política de tasas de interés sin cambios y, en regiones con tasas reales altas, podrían ver si el alivio de las presiones sobre los precios les permite aflojar la política más adelante, sostuvo Lipsky.

"Contra un contexto de tensiones financieras prolongadas y aumentos drásticos en los precios de las materias primas, la economía global enfrenta el conjunto de circunstancias más difícil en muchos años", dijo Lipsky en comentarios preparados para una presentación ante una conferencia organizada por el diario alemán Die Zeit.

"Las economías avanzadas, en general, enfrentan un periodo de crecimiento bastante debajo del potencial, mientras responden a las tensiones actuales por la crisis financiera que empezó hace un año, además de los altos precios del petróleo y una demanda externa más débil", agregó.

La inflación se encuentra en sus máximos desde fines de la década de 1990, y las recientes bajas de los precios de las materias primas ofrecerían un alivio sólo limitado, pues aún siguen acumulados los incrementos pasados.

Lipsky dijo que el FMI preveía una moderación del crecimiento global, desde el 5% del 2007 a 3% a fines del 2008, que luego volvería a acelerarse hacia el 4% en el transcurso del 2009.

Sin embargo, dijo que las cifras en particular aún estaban siendo analizadas y se difundirían en el Panorama Económico Mundial del mes próximo.

Las últimas proyecciones del FMI, de mediados de julio, apuntaban a un crecimiento mundial de 4.1% en 2008 y 3.9 en 2009.

Para Estados Unidos, donde los mercados de las viviendas siguieron perjudicando al consumo, el crecimiento se moderaría a alrededor del 1% en el 2008 sobre una base de cuarto trimestre sobre cuarto trimestre. Luego se recuperaría gradualmente a 1.5% en 2009.

A mediados de julio, la proyección del FMI apuntaba a una expansión estadounidense de 0.3% en 2008 y de 1.9 el año siguiente.

El crecimiento en las economías emergentes y en desarrollo fue proyectado en algo más del 6% en 2008, antes de volver a acelerarse hacia más de 7% en el 2009.

En julio, el FMI anticipaba una expansión de 6.3% para las economías emergentes este año, y de un 7.5% para el próximo año.

Lipsky dijo que si bien el FMI preveía que los precios de las materias primas seguirían elevados en términos reales, un crecimiento más lento y las recientes bajas de los precios del crudo deberían servir para contener las presiones inflacionarias en las economías avanzadas.

Pero en los mercados emergentes, se acumulan presiones inflacionarias mientras que las tasas de interés reales siguen bajas y algunos bancos centrales podrían estar "detrás de la curva" con su política monetaria.

"En esas instancias, deberían ajustarse las políticas, no sea que los bancos centrales corran el riesgo de que se erosione la credibilidad que costó tanto ganar. En algunos casos, permitir una mayor flexibilidad cambiaria ofrecería espacio para operar una política monetaria más independiente", agregó.

Ahora ve
No te pierdas