Precios al productor en EU caen 0.9%

La cifra correspondiente a agosto es la menor en casi 2 años y superior a la esperada por anali los precios de productos petroleros bajaron 11.9%, el mayor declive desde abril del 2003.
WASHINGTON (CNN) -

Los precios al productor estadounidense bajaron 0.9% en agosto, más de lo esperado y la mayor caída en casi dos años, debido a que un fuerte descenso en los costos de la energía alivió las presiones de precios, dijo el viernes el gobierno.

El Índice de Precios al Productor (IPP) del Departamento de Trabajo, que mide los precios a las puertas de las fábricas y granjas de Estados Unidos, registró su mayor baja desde octubre del 2006 tras haber marcado un alza de 1.2% en julio. Analistas consultados esperaban una baja del 0.5%.

El IPP subyacente, que elimina los costos volátiles de los alimentos y la energía, subió un 0.2%, como se esperaba, tras un avance del 0.7 en julio que generó temores de inflación.

Los precios de bienes energéticos se desplomaron 4.6% el mes pasado, la mayor caída desde septiembre del 2006.

Pese a la reciente baja en los costos de energía, los precios mayoristas aún marcan un alza del 9.6% en los últimos 12 meses, dijo el Departamento de Trabajo. Los precios subyacentes al productor subieron 3.65 en los últimos 12 meses, el mayor avance a tasa anual desde mayo de 1991.

Aún así, los bienes energéticos encabezaron el descenso de los precios en agosto. Los precios de la gasolina cayeron un 3.5%, la caída más fuerte desde abril, mientras que el gas natural destinado a las viviendas bajó 5%, la mayor baja desde agosto del 2007.

Los precios de productos petroleros retrocedieron un 11.9%, el mayor declive desde abril del 2003.

El retroceso en las presiones generales de precios debería dar algún alivio a la Reserva Federal, que ha bajado las tasas de interés de referencia hasta el dos por ciento, en un esfuerzo por proteger a la economía estadounidense de la fuerte caída del sector vivienda y el endurecimiento del crédito, aunque debe haber observado con temor cómo los precios de la energía y los alimentos han empujado la inflación a niveles incómodamente altos para el banco central.

Ahora ve
No te pierdas