Rescate hipotecario dispara deuda de EU

La deuda pública del gobierno estadounidense subió al equivalente a 44% del PIB; los pasivos ascendían a 4.7 billones de dólares, y crecieron 1.6 billones tras Freddie y Fannie
Las hipotecarias podrían administrar los préstamos de riesgo
NUEVA YORK (CNN) -

Bastó una simple orden del secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, para dar la sensación de que el mercado de títulos públicos de Estados Unidos se hizo mucho más grande de un día para el otro.

La intervención estatal en los gigantescos prestamistas hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac el fin de semana pasado esencialmente ofreció un respaldo federal explícito a una deuda adicional por 1.6 billones de dólares.

Junto con los 4.7 billones de dólares en deuda pública que ya existe, el nuevo total asciende al 44% de la producción nacional estadounidense.

Lo que signifique esto en el futuro, dependerá del destino final de los dos colosos hipotecarios, cuyo futuro deberá definir el próximo Gobierno.

Pero a primera vista, el juego de la oferta y la demanda determinarían que las tasas de interés estadounidenses tienen que subir mucho más.

Freddie y Fannie mueven al mundo

Esto, pues el Gobierno deberá financiar muchos más bonos, especialmente después del programa de estímulo económico de este año por 150,000 millones de dólares.

"La garantía implícita se ha vuelto explícita", dijo Kim Rupert, director gerente de análisis global de renta fija de Action Economics en San Francisco.

Aún no se vieron muchas proyecciones de la suma de emisiones de títulos del Tesoro que se necesitaría para cubrir la eventual brecha.

Bill Gross, gerente del fondo Pimco, estimó que el costo inicial sería de unos 50,000 millones de dólares, mientras que el Tesoro mismo ha comprometido 200,000 millones de sus arcas para el plan.

Dado el tamaño de las agencias, que respaldan alrededor de la mitad del mercado hipotecario del país de 12 billones de dólares, las cifras probablemente sean grandes.

Si ese es el caso, entonces los analistas dicen que podría ser momento de ponerse a pensar por qué los rendimientos de los títulos referenciales del Tesoro a 10 años son apenas 0.30 puntos porcentuales superiores al mínimo en cinco años registrado este año.

Racionamiento del crédito

Algunas de las razones son obvias. La economía de Estados Unidos tiene dificultades para recuperarse de la desaceleración del comienzo del año. Los estadounidenses han sufrido fuertes pérdidas de empleos este año, incluso cuando los costos energéticos subían fuertemente y caía el valor de sus casas.

Al mismo tiempo, la crisis global del crédito, que ya lleva un año de duración, muestra pocas señales de moderarse. Los bancos en todo el mundo ya han reportado pérdidas de más de 500,000 millones de dólares, un recuento que, según dicen muchos, podría llegar al doble.

Incluso la absorción estatal de Fannie y Freddie, que algunos elogiaron como un potencial primer paso para detener la caída de los precios de las acciones, tuvo como respuesta una renovada venta de acciones el martes, pues la atención regresaba al atribulado sector bancario.

En este ambiente, no es nada raro que los rendimientos de la deuda del Tesoro, que tienden a bajar en momentos de dificultades económicas, sigan alrededor de sus mínimos en cinco meses.

No obstante, la crisis del crédito también está empezando a hacer que los inversores globales sean recelosos de la salud fiscal general de Estados Unidos como deudor soberano.

Esos temores se reflejaron el martes en el mercado de los denominados "credit default swaps", o CDS por sus siglas en inglés, unos contratos que sirven para asegurarse de incumplimientos de pagos de bonos.

El precio de los CDS de Estados Unidos llegó el martes a su récord, un movimiento vinculado directamente con la incertidumbre sobre el costo del rescate del Gobierno a Fannie Mae y Freddie Mac.

"Cuanto más vea el mercado a la deuda de agencias (Fannie y Freddie) como deuda del Tesoro, más sumará el total de la deuda de agencias a la deuda del Tesoro a la hora de evaluar la salud fiscal de largo plazo de Estados Unidos", dijo Alan Ruskin, jefe de estrategia internacional de RBS Greenwich.

6 formas de ver la crisis de EU

Sin embargo, esto no significa que los tenedores de bonos de las agencias repentinamente deban sentirse seguros sabiendo que su deuda esencialmente se ha convertido de un día para el otro en un título del Tesoro.

Los analistas han empezado a encuadrar este tema en términos de un sistema de dos niveles, con los títulos del Tesoro actuando como una especie de acción preferencial, mientras que los de las agencias serían como acciones comunes.

"Los bancos centrales que tengan títulos del Tesoro deberían prever que se les pague primero, antes que la deuda de las agencias, si Estados Unidos incumpliera sus pagos", dijo Tony Crescenzi, estratega de bonos de Miller Tabak & Co.

Ahora ve
No te pierdas