Rescates financieros traen incertidumbre

El gobierno estadounidense no ha sido consistente con las reglas del rescate financiero; los inversionistas no consiguen entender qué pautas sigue para elegir a las firmas ‘salvables’.
La crisis crediticia ha provocado nerviosismo por la economí  (Foto: )

Al parecer, el aluvión de rescates efectuados por el gobierno de EU no ha traído estabilidad al sistema financiero sino que han dejado a los inversionistas totalmente aturdidos.

El Secretario del Tesoro Henry Paulson, que ha sumado esfuerzos con el presidente de la Reserva Federal (Fed) Ben Bernanke para contener los problemas del sector financiero, ha señalado que hará lo necesario para restaurar la confianza.

Pero hasta ahora no lo ha conseguido, incluso muchos analistas advierten que rescates como el préstamo de emergencia concedido a la aseguradora AIG sólo dificultan las cosas para que las firmas financieras reúnan el dinero que necesitan para sobrellevar la crisis crediticia.

Ese temor ha causado más inestabilidad, provocando que los dos únicos bancos de inversión independientes que quedan en Wall Street busquen venderse: las acciones de Morgan Stanley y Goldman Sachs se desplomaron y ambos buscan comprador.

Si los inversionistas pierden la confianza y las firmas financieras no pueden conseguir fondos, los créditos a empresas y consumidores podrían disminuir aún más, asestando otro golpe a la ya débil economía estadounidense.

En las últimas dos semanas, las autoridades federales han intervenido para salvar a tres gigantes financieros -las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac y la aseguradora AIG-. La decisión de respaldar los bonos de estas compañías ha evitado enormes pérdidas a los tenedores de títulos respaldados con deuda y ha impedido una cascada de impagos en los mercados de derivados.

Mientras tanto, el gobierno ha permitido que la firma de corretaje Lehman Brothers colapsara, dejando a sus inversionistas con grandes pérdidas.

Las autoridades han dejado claro con estos ejemplos que el gobierno no está dispuesto a entregar cheques en blanco a los inversionistas.

Pero Wall Street no consigue desentrañar la lógica de estas acciones, allí los accionistas intentan entender cuáles son las reglas -si las hay- que guían a Paulson y a otros funcionarios en sus decisiones para intervenir.

“En una economía que necesita e intenta desapalancarse, ¿cómo puede ser bueno que el gobierno proteja repetidamente a los tenedores de deuda?” se pregunta Andrew Moloff, jefe de inversiones en Evercore Asset Management.

“¿Cómo puede el sistema financiero proveer el capital propio que tanto se necesita si el gobierno está básicamente subsidiando el capital de deuda?” cuestiona el economista.

Colapso escalonado

Esas preguntas son importantes bajo la luz de la crisis financiera que se ha agudizado desde que Paulson decidió nacionalizar a Fannie Mae y Freddie Mac. Si bien estas empresas ya habían sido criticadas por su pobre capitalización, su alto apalancamiento y la potencial carga que supondría para los contribuyentes, la decisión de tomar el control sobre las dos hipotecarias sorprendió a muchos inversionistas, quienes habían creído en las palabras de Paulson cuando éste había dicho que las firmas tenían suficiente capital.

Paulson después afirmaría que intervino las hipotecarias porque quería estabilizar al mercado. Pero su acción tuvo el efecto contrario, y provocó que los inversionistas huyeran de las acciones comunes y preferentes de otras firmas que quizá también necesitaran reunir capital al estar expuestas a la crisis hipotecaria.

Lo que siguió fue una caída libre de las acciones del sector financiero: primero Lehman, después AIG y Washington Mutual y, más tarde, Goldman y Morgan Stanley. Aunque ninguna de estas dos últimas ha dado señales del deterioro que presentaron Lehman y AIG, también es cierto que hace algunos meses pocos pensaron que Lehman caería en bancarrota.

¿Cuáles son las reglas?

Desde el colapso de Bear Stearns en marzo (comprado por JPMorgan Chase con un respaldo de la Fed de 29,000 millones de dólares) los inversionistas no han podido distinguir los principios que rigen las acciones del gobierno.

¿Por qué no hicieron lo mismo cuando colapsó Lehman, si al igual que Bear negociaba con títulos del gobierno y era candidato para un rescate?

“La incertidumbre crece cuando el banco central cambia constantemente las reglas y no puede explicar las razones” apunta David Kotok, jefe de inversiones en la consultora Cumberland Advisors.

Según Roger Ehrenberg, exejecutivo de Deutsche Bank y autor del blog Information Arbitrage, si el gobierno quiere detener la masacre financiera debe establecer un plan integral para determinar qué hacer con las empresas en problemas.

Él cree que la actual crisis hará que el Congreso de EU instituya una estructura similar a la Resolution Trust Corp, un fondo creado para responder a la crisis de ahorro y préstamo de finales de 1980.

Ehrenberg opina que, por ahora, ayudaría mucho si Paulson practica lo que predica: mayor transparencia en las empresas, pero también en las reglas federales.

Ahora ve
No te pierdas