Caída del crudo no anima a automotrices

Las firmas hacen estimaciones de sus nuevas líneas de autos con un precio alto del petróleo; la baja del energético se debe a que ‘la economía está tan débil’, dijo un ejecutivo de GM.
Algunos taxistas cuestionan la medida de pedir ayuda para ga  (Foto: )
DETROIT (CNN) -

Los precios del petróleo pueden haber caído a alrededor de 100 dólares el barril, pero hay pocos en la industria automotriz que ya estén listos para descorchar la botella.

La caída de cerca de 50 dólares en el precio del petróleo podría ayudar a la golpeada industria en el corto plazo, pero los gustos de los consumidores han cambiado fuertemente en los últimos meses y la industria ha cambiado con ellos, dijeron esta semana ejecutivos en el Reuters Autos Summit.

Una alza en los precios del combustible registrado este año provocó un cambio súbito entre los consumidores, que han renunciado en gran medida a los camiones de alto consumo y a los vehículos deportivos utilitarios cambio de automóviles más pequeños y más eficientes.

General Motors Corp continúa planeando su línea de vehículos e inversiones en tecnología en torno a la presunción de que el petróleo promediará en los próximos años entre 130 y 160 dólares por barril.

"La razón por la que el petróleo ha bajado tan significativamente es que la economía está tan débil", afirmó en el Summit el presidente y presidente de operaciones de GM, Fritz Henderson.

"Estamos mejor planeando precios más altos del petróleo", agregó.

"Va a estar volátil", consideró, calificando a las recientes fluctuaciones del precio de "asombrosas".

La demanda de camiones podría aumentar en el corto plazo si los precios de la gasolina reflejan el declive en el petróleo, indicó Henderson, y si los costos del crudo caen significativamente y los consumidores retornan a los vehículos más grandes, GM posee la capacidad de satisfacer esa demanda.

Lo pequeño está de moda

El presidente ejecutivo de Ford Motor Co, Alan Mulally, dijo que los compradores hicieron un cambio "agresivo" por los vehículos más pequeños cuando los precios de la gasolina alcanzaron los 3.40 dólares el galón.

Pero aún antes de ello, Ford había decidido impulsar vehículos más eficientes y a los combustibles alternativos porque preveía un desajuste entre la demanda mundial de energía y la capacidad de producción.

"Aún si los precios del combustible caen en el cercano plazo, pensamos que a largo plazo van a estar relativamente más altos", sostuvo Mullaly.

Para las fabricantes de autos y sus abastecedores una fuente de frustración es la falta de una dirección clara en la política energética del Gobierno de Estados Unidos, porque desde el desarrollo inicial de los vehículos hasta su llegada a las concesionarias pasan cinco años.

"¿En qué plataforma de vehículos gasto mis preciosos miles de millones de dólares?", dijo Tim Leuliette, presidente ejecutivo del fabricante de autopartes Dura Automotive Systems. "¿En la de gasolina a 2 dólares o en la de gasolina a 4 dólares?", agregó.

Leuliette observó: "Mientras que a Washington le gustaría reprender a Detroit y Detroit podría reprender a Washington y decir, 'Denme una política nacional de petróleo para saber que estoy haciendo aquí'".

En apenas dos meses, los precios del petróleo han caído desde un récord de más de 147 dólares marcado en julio hasta alrededor de 90 dólares esta semana, antes de rebotar el jueves a cerca de 100 dólares el barril.

Lo que podría ser una buena noticia para la industria es mitigado por el hecho de que la razón tras el declive -el debilitamiento de las economías estadounidense y globales- también está haciendo que los consumidores retrasen sus compras, y limitando las opciones de los compradores que dependen del crédito.

Ahora ve
No te pierdas