Congreso EU examina plan de rescate

Salvar el sistema financiero estadounidense tendrá un costo de 700,000 millones de dólares; el Gobierno de Bush espera que la iniciativa de ley que autoriza el rescate se apruebe esta sem
Bush quiere que el Congreso apruebe el paquete lo antes posi  (Foto: )
WASHINGTON (CNN) -

El Gobierno de Estados Unidos envió al Congreso un plan para que el Tesoro tenga poderes especiales y pueda comprar hasta 700,000 millones de dólares en activos hipotecarios problemáticos, en una medida dirigida a poner fin al descalabro de Wall Street.

Los demócratas, que controlan las dos cámaras del Congreso, dijeron que esperan aprobar rápidamente el plan, pero esperan cambios como un mayor control, límites en los pagos para las firmas participantes y asistencia a los dueños de viviendas.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, podría tener poderes extraordinarios para llevar a cabo el plan y sus decisiones no serán revisadas por ninguna corte, según una copia del proyecto de ley.

Paulson "está, en efecto, convirtiéndose en un dictador del sistema financiero estadounidense por unos pocos meses, sujeto a la supervisión del Congreso", dijo John Steele Gordon, historiador de Wall Street.

El Gobierno podrá comprar hasta 700,000 millones de dólares en activos hipotecarios, tanto residenciales como comerciales, en un plazo de dos años.

El Tesoro dijo además que el plan podría permitirle comprar activos más allá de los que están respaldados por hipotecas, y hacerlo a tenedores extranjeros.

Los activos deben haber sido originados o emitidos antes del 17 de septiembre del 2008 por un banco o institución financiera con su casa matriz en Estados Unidos. También podrían venir de instituciones financieras con "operaciones significativas" en Estados Unidos, siempre y cuando las condiciones de elegibilidad se cambien, en consulta con el jefe de la Fed.

El proyecto pide además la ampliación del límite de endeudamiento autorizado hasta 11.315 billones de dólares, desde los actuales 10.615 billones.

El plan, que incluye una nueva garantía federal para tenencias de fondos del mercado monetario, se produce tras un rescate de la firma aseguradora AIG por parte de la Reserva Federal por 85,000 millones de dólares y la intervención del Tesoro de las gigantes financieras hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac.

Además de la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc y la aceptación de Merrill Lynch & Co de un acuerdo para ser comprada por Bank of America Corp.

Todo esto ocurrió apenas seis meses después de que el Gobierno respaldó el rescate de Bear Stearns Cos.

Mientras Washington sacaba sus armas para capear la crisis, el banco de inversión Morgan Stanley se dio algo de tiempo para planificar su futuro mientras continúa negociaciones con Wachovia Corp y otros bancos para una posible fusión.

Críticas democrátas

Los legisladores republicanos apoyaron la iniciativa de George W. Bush, mientras que los demócratas dicen que deja importantes preguntas sin contestar y que necesita trabajo.

La portavoz de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo que los demócratas quieren actuar rápidamente con el plan de rescate, y aseguró que fortalecerán la propuesta.

"Buscaremos proteger a los estadounidenses de bajos y medianos ingresos (...) del desastre de la actual crisis de Wall Street, mediante la promulgación de un paquete de medidas de recuperación económica que genere trabajos y devuelva el crecimiento a nuestra economía", agregó.

Charles Schumer, que preside el Comité Económico Conjunto del Congreso, aseguró que la velocidad es vital. "El ánimo es poner esto en el escritorio del presidente para el viernes", dijo.

Schumer dijo que el Congreso está trabajando con el secretario del Tesoro Henry Paulson en "llenar los espacios en blanco" de la ley propuesta. "Un número de opciones están siendo consideradas, incluyendo una autoridad supervisora", añadió.

Tuvimos que actuar Bush

El presidente Bush volvió a justificar la adopción de las medidas y las autoridades trabajaban intensamente para la rápida activación del amplio plan de rescate de hipotecas.

"Estas medidas requieren que usemos una cantidad significativa de dólares de los contribuyentes en la línea. Pero estoy convencido de que este enfoque audaz costará a las familias estadounidenses mucho menos", dijo Bush en su programa radial.

"Más tensión sobre nuestros mercados financieros causaría masivas pérdidas de empleos, devastaría las cuentas de pensiones, erosionaría más los valores de las viviendas, y agotaría nuevos préstamos para casas, autos y matrículas educativas", agregó.

El Gobierno ha comprometido cerca de un billón de dólares en su intento por salvar al sistema financiero e hipotecario.

El ejemplo más reciente de actuación oficial fue el anuncio del Tesoro de Estados Unidos de que usará 50,000 millones de dólares para garantizar fondos mutuos de mercados de dinero cuyo valor neto de activos caiga a menos de 1 dólar.

Bancos de todo el mundo han sufrido más de 500,000 millones de dólares en amortizaciones y pérdidas crediticias desde que comenzó la crisis financiera global hace más de un año.

Luego de que la Autoridad de Servicios Financieros británica impuso el jueves una prohibición de cuatro meses para ventas cortas de títulos financieros, la Comisión de Valores de Estados Unidos estableció una veda similar de 10 días.

Ahora ve
No te pierdas