G7 desestima rescate financiero global

Las naciones industrializadas dieron su aval al programa que trata de salvar a la economía de E sin embargo, dijeron que un rescate financiero a nivel internacional no era necesario.
PARÍS (CNN) -

El Grupo de los Siete países más desarrollados (G7) expresó este lunes su beneplácito ante el plan estadounidense para rescatar a los mercados financieros, valorado en 700,000 millones de dólares.

Sin embargo, no había señales de que otros gobiernos vieran la necesidad de seguir a Washington con paquetes de rescate propios.

"Estaremos en una conferencia telefónica para considerar, y muy probablemente expresar, nuestro respaldo al plan estadounidense", dijo la ministra de Economía de Francia, Christine Lagarde, a la radio RMC en una entrevista, sin dar más detalles.

El domingo, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, dijo que alentaba "agresivamente" a que otros países aplicaran esquemas similares al plan anunciado el viernes, que provocó una fuerte subida de las Bolsas de globales.

Los grandes bancos centrales del mundo ya se han unido en una iniciativa coordinada con la Reserva Federal de Estados Unidos para inyectar cientos de miles de millones de dólares en financiamiento adicional para los mercados, a fin de evitar que el sistema financiero mundial se ahogue como resultado del racionamiento del crédito.

Pero algunos aliados de Estados Unidos dentro del club del G7 de naciones ricas se presentaron más cautelosos sobre la necesidad de seguir el liderazgo de Washington y establecer fondos para comprar deudas impagas a los bancos afectados.

"En este momento no creo que Japón tenga que lanzar un programa similar al de Estados Unidos", dijo el viceministro de Finanzas de Japón, Kazuyuki Sugimoto, a los periodistas en Tokio, un comentario similar a los de Francia, Gran Bretaña, Alemania y la Unión Europea (UE).

"El gobierno piensa que las medidas como aquellas adoptadas en Estados Unidos no son necesarias" en Alemania, dijo un portavoz del gobierno alemán, Ulrich Wilhelm, en una conferencia de prensa regular.

Sin embargo, los contactos han sido intensos pues las autoridades tratan de encontrar una respuesta unificada a una crisis financiera vista ampliamente como la peor desde la década de 1930.

El presidente francés Nicolas Sarkozy, cuya nación ostenta la conducción rotativa de la UE, visita Estados Unidos esta semana para un encuentro en la ONU, y se prevé que hable de la crisis con las autoridades estadounidenses.

La semana pasada, el primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que estaba en contacto con Sarkozy sobre la formulación de una respuesta conjunta de la UE y un portavoz oficial dijo que Gran Bretaña tomaría "cualquier medida que sea necesaria para el interés de la estabilidad financiera".

Ahora ve
No te pierdas