Bancos centrales buscan calmar mercados

Varias entidades volvieron a ofrecer fondos ante los temores por las quiebras bancarias; China, Hong Kong, Australia y Japón inyectaron dinero y flexibilizaron sus políticas monetarias

Los bancos centrales del mundo volvieron a ofrecer fondos el jueves a unos mercados de dinero envueltos en temores de quiebras bancarias, mientras aún no estaba claro qué pasaría con un plan de 700,000 millones de dólares para rescatar al sistema financiero estadounidense.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, hizo un dramático pedido a los legisladores para que actúen a fin de evitar un desastre económico, solicitando la aprobación del programa financiero, que costaría más que la guerra de Irak.

Los legisladores demócratas y republicanos planean reunirse el jueves para redactar el proyecto bipartidista final, dijo a Reuters una fuente demócrata.

Pero la incertidumbre sobre cuándo entraría en vigor el esquema, y bajo qué forma, mantenía el nerviosismo en los mercados financieros. Las acciones de Asia y el dólar bajaron, y la noticia de que el magnate Warren Buffet había invertido 5,000 millones de dólares en Goldman Sachs fue opacada.

En Australia, el banco central nuevamente inyectó fondos adicionales en el mercado de dinero local. En tanto, el Banco de Japón entregó casi 30,000 millones de dólares en la primera operación de abastecimiento de moneda de Estados Unidos en su historia.

En China, el banco central dejó que volvieran a descender las tasas de interés en sus operaciones del día, lo que en la práctica significó una flexibilización adicional de su política monetaria.

En Hong Kong, las autoridades monetarias también aportaron fondos al mercado de dinero, perturbado por los rumores de que un prestamista local, Bank of East Asia, estaba en dificultades. El banco desmintió los rumores y sus acciones subieron casi 4% el jueves.

El Tesoro estadounidense armó un plan para comprar a las instituciones financieras deuda "tóxica" relacionada con hipotecas por hasta 700,000 millones de dólares.

Esto, luego de una ardua semana para Wall Street, en la que el banco de inversión Lehman Brothers quebró, Merrill Lynch fue vendido y la aseguradora AIG recibió un rescate estatal de 85,000 millones de dólares.

A eso se suma que Goldman Sachs y Morgan Stanley, los últimos dos grandes bancos de inversión sobrevivientes en Wall Street, cedieron su codiciado estatus a cambio de una mayor supervisión de la Reserva Federal y más acceso a sus fondos, transformándose en compañías bancarias matrices.

Funcionarios desde Sidney hasta Tokio pintaron un cuadro sombrío de la economía global, pero al mismo tiempo se esforzaron para disipar los temores de que sus bancos pudieran estar en riesgo de una sacudida similar a la de Wall Street.

"Los problemas del sistema financiero global demuestran ser mucho más penetrantes y costosos de lo que anticipaban muchos observadores hace un año", dijo el Banco de la Reserva de Australia en una Revisión de Estabilidad Financiera, de publicación semianual.

Pero agregó: "el sistema financiero australiano ha respondido mejor a la reciente turbulencia que muchos otros. El sistema bancario está sólidamente capitalizado, tiene una exposición sólo limitada a activos relacionados con valores subprime, tiene una rentabilidad fuerte y bajos niveles de préstamos en problemas".

Un integrante de la junta directiva del Banco de Japón, Tadao Noda, expresó una opinión similar, al decir que la perturbación en Estados Unidos podría perjudicar aún más a esa economía, pero que Japón estaba bien preparado para capear la tormenta.

"El sector corporativo japonés no está cargado con deudas, equipos de producción o empleos que requieran ajustes. Eso hace que la economía japonesa sea más resistente a los riesgos a la baja que (en) declives previos", dijo en un discurso ante líderes empresariales.

Los temores a que la crisis, que ya lleva 13 meses, pueda provocar la quiebra de nuevos bancos hizo que todo el sector atesorara fondos, lo que a su vez trabó el funcionamiento de los mercados de dinero y causó una subida de las tasas de interés en dólares a un día hasta niveles de 10% la semana pasada.

Las tasas han descendido desde entonces, luego de que los principales bancos centrales liderados por la Reserva Federal de Estados Unidos inundaran los sistemas bancarios de todo el planeta con cientos de miles de millones de dólares en fondos de emergencia a corto plazo.

Pero el jueves los mercados seguían tensos y las tasas para los dólares a un día se ubicaban entre 2.5% y 3.5% en Asia, algo arriba de la meta fijada por la Fed de 2%.

Ahora ve
No te pierdas