AL está preparada para crisis, ¿o no?

La economía de la región está más fuerte que nunca, pero no es inmune a los problemas económico en México y Chile la crisis impactará localmente en el comercio exterior y el ambiente financie
La fortaleza económica de la región le permitirán no sucumbi
BUENOS AIRES (CNN) -

Las economías de América Latina están más fuertes que nunca para soportar la crisis financiera global, pero eso no las hace completamente inmunes a los problemas del crujiente sector bancario estadounidense.

Los países de la región, en su sexto año consecutivo de expansión económica gracias a la fuerte demanda para sus materias primas, que alcanzaron precios récord, han reforzado sus reservas y sus saldos comerciales y fiscales.

Gracias a eso, según analistas, una esperada recesión estadounidense no empujará a la región al caos económico a la que está acostumbrada cada vez que una crisis externa cierra los mercados de financiamiento para riesgosos países emergentes como los latinoamericanos.

Por efecto de la crisis financiera global, los expertos prevén una desaceleración de la economía de América Latina, al tiempo que advierten que su pregonado desacople a la crisis que tiene como centro a Estados Unidos es una utopía.

Pero, una baja de la actividad económica, con caídas en los ingresos impositivos, los saldos comerciales y los niveles de inversión, no pondría a la región ante un escenario de catástrofe.

Y ni siquiera la turbulenta política latinoamericana, donde líderes de izquierda como el presidente venezolano, Hugo Chávez, crean malhumor entre los inversores extranjeros, parece en este momento poner en riesgo la macroeconomía de la región.

La mejora en los fundamentos macroeconómicos latinoamericanos, apuntalados por robustos superávit fiscales y abultadas reservas, conforman un escenario diferente al que las tres mayores economías de la región -Brasil, México y Argentina- tenían cuando enfrentaron las crisis financieras de 1998/1999, 1994/1995 y 2001/2002.

Por eso, "pensando en un escenario probable de Estados Unidos viviendo dos o tres trimestres de recesión, vemos que las economías emergentes pueden soportar. Así lo indican sus fundamentos", dijo Leonardo Chialva, socio analista de la consultora Delphos Investment de Argentina.

"Los países mejor colocados para aguantar el cimbronazo son Chile, Perú, Brasil, Uruguay y México", agregó.
Agencias calificadoras de riesgo otorgaron este año el preciado grado de inversión a la deuda soberana de Brasil y Perú.

Argentina, más vulnerable
Chialva indicó que Argentina es el único país con indicadores de reservas sobre pasivos de corto plazo por debajo de un rango inferior a dos veces, pero aseguró que la reestructuración de su deuda aún en incumplimiento tras la crisis del 2001 podría mejorar ese ratio.

"América Latina está preparada para soportar una recesión de dos o tres trimestres en las economías centrales, aunque no para una depresión profunda", explicó.

La cobertura con reservas y otros activos para los pasivos en dólares de corto plazo de países como Uruguay, Brasil, Colombia y México presentan un ratio superior a 4 veces, mientras que Chile y Perú muestran valores entre 2.5 y 4, según datos de Delphos Investment.

En el 2001, Argentina, Brasil y Uruguay tenían ratios en torno a 1, mientras que el resto de los países apenas pasaban el 2.
Hasta ahora, cada vez que Latinoamérica veía entorpecido su acceso al mercado de capitales internacional se disparaba un círculo vicioso que conducía a crisis de deuda, debacle bancaria, recesión y mayor pobreza.

Economistas indican que Brasil verá reducir el flujo de capital hacia su mercado, lo que depreciará su moneda y llevará a adoptar medidas de contención a la demanda, aunque ven que las reservas superiores a 200,000 millones de dólares impondrán límites a los efectos de la crisis en el país.

"Habrá caída, como ya se ve, de precios de activos y de materias primas", dijo a Reuters el economista Dirceu Bezerra Jr., socio de la consultora Rosenberg & Associados, con base en Sao Paulo.

"Pero Brasil nunca estuvo tan bien preparado para enfrentar una crisis", dijo.

Argentina, en cambio, "está estructuralmente menos sana", añadió, citando una menor solidez institucional y el desfase en las tarifas de los servicios públicos, entre otros factores.

El economista independiente Ricardo Delgado dijo que, si Brasil crece menos, absorberá también menos en el mercado interno y generará mayores saldos exportables, lo que podría generar problemas para sectores industriales de Argentina.

Chile y México fuertes, pero expuestos
El Banco Central de Chile, considerada como la economía más estable de la región pero altamente dependiente de sus exportaciones de cobre, adelantó que la crisis impactará localmente a través del comercio exterior y el ambiente financiero.

Pero, aún así, la entidad destacó que espera que los sólidos fundamentos económicos del país mitiguen esos efectos.

En México, el panorama es visto de manera similar. El jefe del banco central del país, Guillermo Ortiz, dijo recientemente que la economía mexicana se verá afectada por el lado exportador y por las remesas que envían los mexicanos en el exterior.

México envía casi un 80% de sus exportaciones totales a Estados Unidos.

Las remesas son la segunda fuente de divisas de México después de las exportaciones de petróleo. Los mexicanos en Estados Unidos enviaron a México un récord de 23,979 millones de dólares en el 2007, y el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, calculó que el monto bajará entre un 7% y un 8% este año.

Ahora ve
No te pierdas