Recorte mundial de tasas: ¿funcionará?

La calma que requieren los mercados internacionales aún no llega; la acción conjunta de los bancos centrales tardará en surtir efecto.
Las tasas de interés suben a su nivel más alto desde 2006. (
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Los inversionistas de todas partes del mundo han estado sufriendo en los últimos días, y los bancos centrales por fin les han dado una dosis de consuelo. ¿Pero servirá la medida conjunta que han aplicado los bancos centrales del globo -bajar las tasas de interés- para calmar a los mercados? 

Estaba claro que tenían que actuar, el índice industrial Dow Jones perdió más de 1,400 puntos en los últimos días, una caída del 17.6%. Y los mercados accionarios de Europa también habían reportado pérdidas antes del recorte implementado globalmente. Pero parece que los inversionistas aún no saben qué pensar de este recorte en las tasas.

Algunos estrategas opinan que la medida es una señal negativa, pues refleja que la Reserva Federal (Fed) de EU y otros bancos centrales están agotando todas las opciones para controlar eficazmente la crisis crediticia. “Más vale que [el recorte] funcione, es la última oportunidad” advierte Jeffrey Saut, jefe estratega de mercado de Raymond James Financial.

La reducción en las tasas de interés es quizá lo que los inversionistas esperaban, pero tardará en surtir efecto. Las noticias siguen confirmando que la crisis que atraviesan los bancos no ha terminado y se espera que en los próximos días los informes corporativos arrojen tristes números. Bank of America, por ejemplo, reportó una caída del 68% en sus ganancias del tercer trimestre. Y varias empresas minoristas -como Target, J.C. Penny y Saks- anunciaron una importante disminución en sus ventas.

Al parecer los inversionistas quieren soluciones con resultados inmediatos. Pero los mercados crediticios no sanarán de un día para otro. La economía mundial no puede cambiar de cara como una moneda.

“El  mercado esperaba un remedio rápido cuando el Congreso estadounidense aprobó el plan de rescate, pero el Tesoro ni siquiera ha iniciado su implementación. Tomará tiempo para que los mercados de crédito recuperen el rumbo. Hay mucha impaciencia” declara Ted Parrish, co-gerente del fondo Henssler Equity.

Que las cosas toman su tiempo lo dijo Charles Plosser, presidente de la Reserva Federal de Filadelfia, quien puntualizó que muchas de las recientes acciones de la Fed están pensadas para mejorar la salud de la economía a largo plazo. La Fed no puede simplemente agitar una varita mágica y sanar la economía de un plumazo.

Plosser advirtió que “así como debemos evitar formarnos expectativas poco realistas sobre la política monetaria, debemos también evitar fomentar expectativas poco realistas sobre lo que la Fed puede hacer para combatir la inestabilidad económica.”

Por su parte, Saut cree que el efecto que tendrá el recorte de las tasas de interés sobre la economía y los mercados será más bien psicológico. “Es una medida simbólica. Reconozco la creatividad e innovación de Bernanke, pero la Fed pudo haber hecho esto antes. Han sido reactivos en lugar de ser proactivos” afirma.

Para otros, bajar las tasas de interés es una buena señal, sobre todo porque muestra que el Banco Central Europeo (que había elevado las tasas en julio) finalmente reconoció el riesgo de una desaceleración.

“Que el Banco Central Europeo se haya unido al recorte de tasas es algo importante. Hasta hoy habían actuado como un avestruz con la cabeza metida bajo la tierra” opina John Derrick, director de investigación en la firma U.S. Global Investors Inc.

Sin embargo, Derrick asevera que si los mercados no responden bien a  los recortes de las tasas, eso probaría que la única solución para la crisis  vendrá con el tiempo… una idea aterradora. “Hay temor a lo desconocido, las ganancias no serán buenas. Es difícil que aparezca otro catalizador positivo a corto plazo” confiesa.  

Ahora ve
No te pierdas