Volatilidad secuestra mercados mundiales

Wall Street llegó a caer casi 700 puntos al inicio de su operación y luego moderó sus pérdidas; el Dow Jones tocó su peor nivel desde 2003 y se dirige a su peor semana en sus 112 años de hist
El Dow Jones tocó su peor nivel desde 2003 y se dirige a su
NUEVA YORK (Agencias) -

Los temores de una recesión mundial provocaron una extrema volatilidad en los mercados mundiales, empujando al Dow Jones hacia su peor semana en sus 112 años de historia.

El Dow Jones sufrió un desplome de casi 700 puntos en los primeros minutos de operaciones de este viernes, llevando el índice por debajo de los 8,000 puntos, su peor nivel desde marzo de 2003.

Los índices bursátiles en Nueva York pasaron brevemente a terreno positivo, pero antes del mediodía, los principales indicadores de Estados Unidos presentaban pronunciadas bajas, aunque se ubican por encima de los mínimos de una sesión que se ha caracterizado por una extrema volatilidad.

El Dow Jones caía 356.43 puntos, o un 4.15%, a 8,216.87. El índice Standard & Poor's 500 perdía 44.48 puntos, o un 4.89%, a 865.44 unidades. El índice compuesto Nasdaq bajaba 63.46 puntos, o un 3.86%, a 1,581.66.

El presidente George W. Bush ofreció un mensaje a las 10.30 am hora de Washington, ofreciendo que su gobierno trabajará agresivamente para recuperar la estabilidad financiera.

Varias bolsas alrededor del mundo suspendieron actividades momentáneamente tras sufrir fuertes bajas, pero la Casa Blanca indicó que no tenía intenciones de intervenir en el caso de los mercados en Estados Unidos.

Efecto mundial

En sus sesiones de este viernes, los mercados asiáticos y europeos sufrieron fuertes bajas. Tokio cerró con un desplome de 9.6% y los mercados en Europa también se derrumbaron cerca de 10%.

En América Latina, las bolsas de Chile, México, Brasil, Colombia, Argentina y Perú registraban descensos, contagiadas por la volatilidad internacional. Brasil y Perú suspendieron temporalmente la operación de sus mercados bursátiles.

La Bolsa de valores de Brasil suspendió las negociaciones durante 30 minutos luego que el índice Ibovespa cayera más de un 10%.

Bonos

Los bonos del Tesoro estadounidense operaban mayormente en baja, debido a que la profundización de la crisis crediticia llevaba a los inversores a vender incluso sus activos de muy bajo riesgo, en una alocada corrida hacia el efectivo.

Las acciones se desplomaban el viernes tras caer fuertemente el jueves y en línea con la tendencia mundial.

Normalmente, una baja en las acciones favorece a los bonos, pero los analistas dijeron que el panorama se había vuelto tan desolador que los inversores preferían vender cualquier activo que estuviera en sus manos, incluso los seguros bonos del Tesoro, para hacerse de efectivo.

Sólo las notas del Tesoro a muy corto plazo, consideradas casi tan seguras como el efectivo, acaparaban algunas compras.

Deuda emergente

Los diferenciales de la deuda emergente se ampliaban en 64 puntos básicos el viernes a 610 unidades frente a los bonos del Tesoro estadounidense, tocando su nivel más alto desde abril del 2003.

Los retornos totales caían un 5,76 por ciento diario, según el índice EMBI+ de JP Morgan.

Los activos de los mercados emergentes enfrentaban una fuerte corriente vendedora en medio de una marcada aversión a los activos de riesgo producto de la crisis financiera global.

Activos emergentes

Las acciones y los bonos de mercados emergentes que se negocian en Estados Unidos seguían cayendo el viernes, mientras las ventas causadas por el pánico parecían estar lejos de llegar a su fin.

Una ligera recuperación en las acciones estadounidenses impulsada por los títulos financieros dio un leve impulso a las acciones de mercados emergentes. Sin embargo, el alza no logró sostenerse y el Promedio Industrial Dow Jones cambió de curso rápidamente para caer más de 400 puntos y dirigirse a su peor semana en sus 112 años de historia.

La prima de riesgo en el Índice Global Diversificado de Bonos de Mercados Emergentes, EMBIGD, de JPMorgan se ampliaba 38 puntos base a 619 puntos base sobre instrumentos comparables del Tesoro de Estados Unidos, un nuevo récord anual. El bono brasileño Global 2040 caía 7 5/8 a 106 comprador, según Reuters. Ese nivel es el más bajo al que ha llegado el bono desde, al menos, el segundo trimestre del 2006.

La deuda de México, otro crédito soberano de alta calificación, era fuertemente golpeada. Su diferencial aumentaba 46 puntos base a 446 puntos base, y sus rendimientos caían un 4.4%.

Oro

El oro caía casi un 2% el viernes luego de tocar previamente un máximo de dos meses y medio, debido a que un derrumbe en los mercados de acciones globales desató una fuerte liquidación de materias primas.

El platino, el paladio y la plata también bajaban, de la mano con las pérdidas del crudo, los metales industriales, el azúcar y los granos, mientras los mercados bursátiles de Europa y Estados Unidos registraban fuertes pérdidas.

El oro al contado operaba a 897/901 dólares la onza, más temprano tocó un mínimo intradía de 887.95 dólares la onza.

Crudo

El petróleo detuvo sus pérdidas el viernes tras caer más de 7 dólares, por debajo de 80 dólares el barril por primera vez en un año, presionado por expectativas de que se reducirá el crecimiento de la demanda global si la crisis crediticia empuja al mundo a una recesión.

La debilidad económica llevó a la Agencia Internacional de la Energía (AIE) a cortar su pronóstico para el crecimiento de la demanda mundial de crudo para este año a su menor tasa desde 1993.

El crudo estadounidense para entrega en noviembre caía 6.43 dólares, a 80.16 dólares el barril a las 1511 GMT. Toco un mínimo de sesión de 78.61 dólares, su menor precio desde octubre del 2007.

Los precios del barril han caído cerca de un 45% desde un precio récord de 147.27 dólares registrado en julio.

Dólar

El dólar extendía sus ganancias contra el yen el viernes, ya que las acciones estadounidenses reducían sus pérdidas, en medio de esperanzas a un abordaje más coordinado por parte del Grupo de los Siete ante la crisis crediticia global.

El dólar operaba con un alza del 0,4 por ciento a 99.85 yenes. Previamente, había caído a un mínimo en seis meses y medio de 97.92 yenes, según datos de Reuters.

El euro subía un 0.3% a 135.61 yenes, tras haber caído a un mínimo de tres años de 132,80 yenes.

"Hay esperanzas por ahí de que el encuentro del G7 termine con algunas acciones coordinadas por parte de las autoridades. Aún es un mercado nervioso, extremadamente volátil", dijo Vassili Serebriakov, estratega cambiario de Wells Fargo en Nueva York.

 

Ahora ve
No te pierdas