Debacle financiero ataca lucha vs hambre

La situación económica actual podría distraer a líderes mundiales de la lucha contra la hambrun 75 millones de personas se sumaron en 2008 a quienes no comen debido al alza en los alimentos.
El clima económico podría distraer la atención de los lídere
LONDRES (CNN) -

La crisis financiera global podría distraer a los líderes del mundo de la lucha contra el hambre, aún cuando demuestren que pueden movilizar enormes fondos para hacer frente a las emergencias, dijo un prominente economista.

Jeffrey Sachs, asesor especial del secretario general de Naciones Unidas y director del Earth Institute en la Universidad de Columbia, dijo que la turbulencia financiera había llegado justo cuando un nuevo interés político en solucionar el hambre del mundo estaba disminuyendo.

"Cuando los precios de los alimentos llegaron a su máximo y comenzaron a bajar, a pesar del hecho de que las condiciones en los países pobres eran ampliamente adversas, la atención ya había comenzado a menguar", dijo Sachs durante una conferencia telefónica.

"Y ahora con esta crisis, alejaría inclusive mucho más a lo que queda de este esfuerzo de la escena", lamentó.

En una cumbre de Naciones Unidos en junio, 181 países acordaron tomar medidas para abordar el impacto del alza de los precios de los alimentos sobre la gente más vulnerable del mundo.

Esto se produjo después que los precios de las materias primas se duplicaran, con productos alimenticios tales como arroz, maíz y trigo alcanzando niveles históricos.

Sachs dijo que las promesas de ayuda no habían sido cumplidas en su totalidad, aunque estaba claro que el mundo podía encontrar dinero para responder a las crisis tal como la que está arrasando con los mercados financieros.

"Las cantidades que se necesitan (para ayudar a los pobres a cultivar más alimentos) se encuentran en los niveles más bajos de los miles de millones de dólares y ahora estamos todos los días hablando de un nuevo compromiso de cientos de miles de millones para esto y ciento de miles millones para aquello", dijo Sachs.

"La verdad de la pobreza es que los pobres no necesitan mucho", indicó.

Desde mediados de año, los precios globales de los alimentos han comenzado a caer, con el índice de precios de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) llegando en agosto a su nivel más bajo en siete años. Los precios a futuro para el maíz y el trigo han bajado un 50% desde sus máximos.

Sachs dijo que estas bajas podrían haber suministrado cierto alivio para la gente pobre que vive en las ciudades.

Pero los pequeños agricultores están aún luchando para comprar fertilizantes caros para sus cosechas para poder alimentar a sus familias, señaló.

"Si su presupuesto es de un 50%, o más, en alimentos, y los precios de los alimentos suben y su familia es pobre, el ajuste es dramático y eso es una verdad hasta hoy", dijo. "Este es un entorno muy adverso para la gente pobre, expresó.

En septiembre, la FAO dijo que el incremento en los precios de los alimentos era en parte responsable de agregar 75 millones más de personas en las filas de gente que padece hambre, aumentando la cifra global a 925 millones en el 2007.

Sachs dijo que la mayoría de la gente en los países pobres no sería directamente golpeada por la restricción crediticia global porque no tenía acceso al sistema financiero. Pero seguramente sentiría el impacto a través de la falta de ayuda.
"Estaban sufriendo y muriendo durante la prosperidad y pasará lo mismo durante la desaceleración", dijo.

Ahora ve
No te pierdas