Merkel defiende plan de rescate alemán

La canciller alemana dijo que el proyecto por 683,000 mdd es esencial ante la crisis; previó que la economía del país atravesará por un declive en su crecimiento, pero que no será l
BERLÍN (CNN) -

La canciller Angela Merkel defendió el miércoles su rescate bancario de 500,000 millones de euros (683,000 millones de dólares) ante los cuestionamientos de los opositores de izquierda, calificando a la medida como esencial para proteger a los alemanes de la crisis global.

Merkel dijo al parlamento que la crisis financiera internacional pesará sobre la economía pero no conducirá a un declive largo.

"Debemos prever un debilitamiento del crecimiento", dijo. Sin embargo, Merkel agregó que una retracción económica aguda y sostenida no estaba en el horizonte.

"Hemos visto (...) que el Estado es y ha sido la única institución capaz de recrear la confianza entre los bancos", dijo Merkel en defensa del plan, que incluye 400,000 millones de euros en garantías para ayudar a que los bancos superen la restricción de liquidez.

Otros 100,000 millones de euros son fondos estatales, principalmente para recapitalización.

"Eso es para proteger a los ciudadanos y no para proteger los intereses de los bancos (...) estamos asumiendo nuestra responsabilidad para evitar daños al pueblo alemán", sostuvo.

Se prevé que Alemania reduzca su proyección de crecimiento para el 2009 a alrededor de 0.2% el jueves, contra el 1.2% proyectado anteriormente.

El ministro de Finanzas Peer Steinbrueck, quien ha dicho que la mayor economía europea podría caer en recesión, dijo al parlamento que la economía enfrenta riesgos significativos pero que no hay necesidad de impulsar un paquete de estímulo para defenderla de la crisis.

"Entraremos en un período muy difícil en el 2009", sostuvo.

El Partido de Izquierda, una fuerza en ascenso en la política alemana, criticó duramente el manejo de la crisis por parte de la gran coalición de Gobierno, formada por los democristianos de la CDU de Merkel y los socialdemócratas del SPD de Steinbrueck.

El líder izquierdista Oskar Lafontaine pidió medidas para impulsar la demanda doméstica, agregando que a muchos alemanes les cuesta entender el paquete de rescate multimillonario del Gabinete, en momentos en que sienten los primeros efectos del debilitamiento económico.

"Cuando pedimos más dinero para el (programa) Hartz IV (del seguro de desempleo), la respuesta fue 'no hay dinero'. Cuando pedimos más dinero para los jubilados, la respuesta fue 'no hay dinero'", dijo Lafontaine en el parlamento.

"A la gente le sorprende que, de pronto, estén disponibles 500,000 millones de euros para manejar la crisis (...) la gente ya no entiende más eso", sostuvo.

Ahora ve
No te pierdas