El dólar sube frente al euro

El euro se depreció 0.5% frente a la divisa estadounidense para cotizarse en 1.3422 dólares; las tensiones financieras provocaron una sesión volátil que ayudó al dólar.

El dólar subió el viernes frente al euro, mientras que el yen se apreció en una sesión volátil, en la que la evidencia de tensión financiera y de problemas económicos más allá de las fronteras estadounidenses llevaron a los inversores a reducir el riesgo.

No obstante, las operaciones fueron extremadamente irregulares, con rápidas alzas y caídas en la bolsa que dirigían los movimientos cambiarios.

Si bien los Gobiernos de todo el mundo han empezado a volcar fondos en los bancos en problemas, ayudando a reducir el costo del financiamiento interbancario, los inversores siguen preocupados sobre el alto costo para la economía derivado de una crisis del crédito que ya lleva más de un año.

"El dólar sigue siendo demandada porque aún sigue viva la aversión al riesgo", dijo Win Thin, estratega de Brown Brothers Harriman en Nueva York.

El dólar se recuperó de sus mínimos contra el yen pero cayó a 101.54 yenes. El euro disminuyó un 0.5% a 136.29 yenes y contra el dólar perdió un 0.5% a 1.3422 dólares.

Cuando se disipa el apetito por el riesgo, los inversores desarman las operaciones financiadas con yenes baratos, haciendo subir la moneda japonesa.

El dólar también tiende a beneficiarse, pues los inversores basados en la moneda norteamericana repatrian fondos buscando la seguridad de activos de Estados Unidos.

Esa tendencia podría ser difícil de romper si los datos económicos de Estados Unidos siguen deteriorándose, según los analistas.

El viernes, los indicadores que mostraron que la confianza del consumidor de Estados Unidos sufrió su mayor declive mensual en los registros en octubre, mientras que la construcción de casas nuevas el mes pasado bajó al mínimo en 17 años y medio, siguieron a otros reportes de caída de las ventas minoristas y de la producción industrial.

También han aparecido señales de problemas en las economías del Este europeo y de Asia, a la vez que los inversores prevén que el menor crecimiento económico de la zona euro fuerce al Banco Central Europeo (BCE) a reducir las tasas de interés otra vez hacia fin de año.

"Yo caracterizaría los recientes datos de Estados Unidos como pobres (...) el cuadro global luce igual de malo" y eso respaldará al dólar y al yen, dijo Omer Esiner, analista cambiario de Ruesch International en Washington.

Por otra parte, Bilal Hafeez, de Deutsche Bank en Londres, dijo: "todavía estamos en un mercado increíblemente inestable, lo cual persistirá por mucho tiempo. Aunque tuvimos todas estas iniciativas de política, no necesariamente impedirán los movimientos extremos que hemos estado viendo en los mercados".

Ahora ve
No te pierdas