La crisis recortará jubilaciones en EU

El gobierno de EU debería destinar una mayor parte de su gasto a atender a los más jóvenes; los programas de atención a personas de la tercera edad deben ser recortados.
Los jubilados son el principal mercado en el que ING quiere

La crisis financiera que enfrenta Estados Unidos no es la única situación que mantiene en vilo al país, existe otro problema igualmente grave que aún no recibe la atención de los medios.

La economista Isabel Sawhill, miembro del centro de investigación Brookings Institution y de un comité de expertos bipartidista, intenta hacer sonar la alarma: los tres grandes programas de ayuda social - Medicare, Social Security y Medicaid –causarán estragos a la economía de EU si no se recortan. Estos son sus argumentos:

Pregunta: Propones corregir el acuerdo implícito entre la generación de los jóvenes y la generación de los adultos mayores, el llamado “contrato intergeneracional.” ¿Por qué?

Respuesta: El contrato vigente asume que la población económicamente activa podrá y deberá mantener en un futuro a la población envejecida, la de los jubilados. Esa asunción ya no puede sostenerse.

¿Por qué no?
El 42% del gasto federal hoy se destina a estos tres programas, que atienden mayoritariamente a personas mayores. Dentro de dos o tres décadas, esos tres programas serán tan amplios como el propio gobierno federal.

Digamos que, al presente, el 25% de nuestros ingresos se destina al pago de impuestos. Para mantener los compromisos pactados con la generación de mayor edad tendríamos que tributar el 50% de sus ingresos.

¿Cuál es la solución?
Necesitamos que aquellas personas que puedan hacerlo, contribuyan más con los costos de su propia jubilación.

Fijémonos en la Seguridad Social, actualmente los beneficios proporcionan una muy buena pensión de jubilación a las personas que ganan más de 100,000 dólares al año.

Desde mi punto de vista, no creo que la población económicamente activa deba continuar financiando las prestaciones que gozan esos adultos mayores en una situación económica tan acomodada.

¿Y propone que ese dinero mejor se gaste en la generación más joven?
Así es, cosecharíamos enormes beneficios económicos si gastáramos más en la educación infantil temprana. Es como cualquier inversión con una tasa de retorno.
 
Si inviertes cuando la población es joven, los ayudará a ser más productivos y les permitirá ganarse la vida. 

¿No piensa que la Asociación Americana de Personas Jubiladas (AARP) se opondrá ferozmente a esas reducciones de beneficios?
No creo que todos los estadounidenses mayores se opongan a la idea de invertir en sus hijos y nietos.

¿Entonces cómo convencerlos de gastar menos en los viejos y más en los jóvenes?
Tenemos que modificar el debate, hasta hoy enfocado exclusivamente en la idea de que habrá una guerra generacional. Quiero alejarme de ese concepto de lucha entre generaciones refiriéndome al hecho de que todo individuo, toda generación, debería esperar más de su gobierno cuando están jóvenes, y tener expectativas más moderadas cuando se llega a viejo.

Eso no es guerra generacional, es sentido común.

Ahora ve
No te pierdas