El yen amenaza la estabilidad: G7

El Grupo de los Siete afirmó que las bruscas oscilaciones de la moneda japonesa alteran la econ sin embargo, no logró convencer a los mercados de que debe intervenir al yen en medio de la cri

El Grupo de los Siete buscó controlar el alza del yen el lunes al decir que sus bruscas oscilaciones amenazan la estabilidad económica, pero no logró convencer a los inversores de que está listo para intervenir en los mercados cambiarios en medio de la crisis financiera.

Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G7 dijeron que estaban preparados para actuar, de ser necesario, mientras el yen tocaba máximos de 13 años frente al dólar, impulsado por un éxodo de las inversiones de riesgo.

"Estamos preocupados por la reciente volatilidad excesiva en el tipo de cambio del yen y por sus posibles consecuencias adversas para la economía y la estabilidad financiera", dijo el G7 en un breve comunicado.

"Seguimos monitoreando de cerca a los mercados y cooperando como corresponde", señaló el G7.

El yen apenas se tomó un respiro tras el comunicado, ya que los inversores creen que los socios de Japón en el G7 tienen poco interés en enfrascarse en una batalla con los mercados en momentos en que enfrentan la peor crisis financiera en 80 años.

Algunos analistas interpretaron el comunicado como una señal de una posible intervención cambiaria por parte del Banco de Japón, sobre todo después de que el banco central australiano intervino en el mercado por segundo día consecutivo para apuntalar su moneda.

"Dados los últimos movimientos irracionales y de pánico sobre el yen, las autoridades japonesas podrían conducir una intervención de manera independiente", dijo Kazuyuki Kato, operador cambiario de Mizuho Trust & Banking en Tokio.

"Dicha acción podría tomarse si el dólar cae debajo de los 90 yenes. Pero dado que el dólar está subiendo frente a las principales monedas, salvo frente al yen, Japón no podrá obtener apoyo para una acción coordinada", agregó.

Pero un ex funcionario del Banco de Japón se mostró cauto.

"El comunicado del G7 mostró la fuerte voluntad del Grupo para estabilizar los tipos de cambio, especialmente para limitar la volatilidad excesiva en los movimientos del yen, con un ojo sobre una posible intervención cambiaria conjunta", dijo Eiji Hirano a Reuters.

Hirano, que ahora es un alto ejecutivo de Toyota Financial Services Corp., era gobernador adjunto a cargo de las negociaciones del G7 gasta mediados del 2006.

Japón no ha intervenido en los mercados cambiarios desde el 2004.

Pero la segunda mayor economía mundial, que tiene reservas monetarias de casi 1 billón de dólares, ha hecho diversas advertencias a los mercados en la última década, mayormente para evitar que un alza del yen afecte las exportaciones del país.

Ahora ve
No te pierdas