La crisis pasa su factura a Islandia

El gobierno prevé que el costo de la debacle bancaria en el país costará el 85% del PIB; el tamaño de la economía islandesa se ubicó en cerca de 11,000 millones de dólares el año pasad
Geir Haarde, primer ministro de Islandia. (AP)  (Foto: )
REIKIAVIK (CNN) -

El primer ministro de Islandia, Geir Haarde, dijo el jueves que el costo total de la crisis bancaria en su país alcanzaría 1.1 billones de coronas islandesas (9,400 millones de dólares), o un 85% del Producto Interno Bruto (PIB) del 2007.

Según un comunicado divulgado por la oficina del primer ministro, Haarde dijo al Parlamento que el déficit presupuestario del 2009 alcanzaría hasta el 10% de la producción económica, lo que empujaría la deuda bruta -que se ubicaba en el 29% del PIB a fines del 2007- por sobre el 100% para fines del próximo año.

En un comunicado emitido por separado, Haarde afirmó que Islandia aún evalúa posibles acciones legales en contra de Gran Bretaña tras un conflicto por el congelamiento de depósitos por miles de millones de coronas en instituciones financieras islandesas.

"Como dije antes, mi gobierno contrató los servicios de un despacho británico para investigar su hay fundamentos para iniciar una acción legal en contra del gobierno británico, porque es una decisión absurda aplicar leyes terroristas contra los intereses islandeses en el Reino Unido", sostuvo Haarde.

El sistema financiero de la nación colapsó después de que el gobierno se vio obligado este mes a tomar el control de tres de sus mayores bancos. Algunos temen que la economía se contraiga en hasta un 10% el próximo año.

A diferencia de países como Gran Bretaña o Estados Unidos, Islandia no ha podido rescatar a sus bancos ante el tamaño del sector financiero en relación con el PIB del país.

Tras una oleada de compras en el exterior durante los últimos años, los bancos islandeses deben más de 60,000 millones de dólares a prestamistas extranjeros.

El PIB islandés del 2007 se ubicó en torno a los 11,000 millones de dólares.

Haarde advirtió que los islandeses, que han gozado de uno de los mejores estándares de vida del mundo, enfrentan un periodo de un doloroso ajuste.

Esta semana, el Banco Central elevó fuertemente las tasas de interés, en 6 puntos porcentuales, a un récord del 18%.

El alza se dio a instancias del Fondo Monetario Internacional (FMI), bajo un acuerdo preliminar que podría derivar en un préstamo de 2.000 millones de dólares para el país de apenas 300,000 habitantes.

Islandia está buscando otros 4,000 millones de dólares de, entre otros, sus vecinos nórdicos y Rusia.

Ahora ve
No te pierdas