Ola de despidos en EU, ¿quién sigue?

La pérdida de empleos se extiende por el país y cada día más estadounidenses temen por sus trab pero unas industrias se verán más afectadas que otras, como son la inmobiliaria y financiera.
Más de 760,000 personas han perdido su empleo. (Reuters)
Jessica Dickler
NUEVA YORK -

El impacto de la crisis económica en Estados Unidos se hace sentir en todos los sectores, Wall Street no es el único lugar donde se han perdido empleos y cada vez más estadounidenses temen por su trabajo.

De acuerdo a los datos de la Agencia de Estadísticas Laborales, hasta septiembre los empleos perdidos este año suman 760,000. Al mismo tiempo, una cuarta parte de los empleadores del país planea despedir personal en los próximos 12 meses, según un reporte de la consultora Watson Wyatt.

Los expertos señalan que ciertos sectores sufrirán más despidos que otros. ¿Cuáles industrias serán las más afectadas?

Sector inmobiliario: los empleos relacionados con esta industria fueron los más perjudicados tras la crisis hipotecaria. La venta de viviendas está en su nivel más bajo, por lo que se esperan incluso más despidos.

Las entidades emisoras de hipotecas y los constructores no serán los únicos afectados, también se perderán empleos en agencias inmobiliarias y entidades relacionadas con la compra-venta de bienes raíces, explica Dean Baker, director del Center for Economic and Policy Research en Washington, D.C.

Según Baker, “algunas importantes agencias inmobiliarias pasarán por la consolidación, pues claramente ahora se necesitan menos oficinas.” 

Sector financiero: Pocos son los trabajadores del sector finanzas que tienen asegurado el trabajo. Las últimas cifras ofrecidas por el Departamento del Trabajo de EU muestran que las firmas financieras han eliminado aproximadamente 110,000 empleos desde el año pasado hasta este septiembre; los expertos no descartan más despidos en los próximos meses.

A medida que las firmas financieras se organicen y consoliden, habrá muchos más despidos. “Las compañías de servicios financieros ya han reducido tremendamente su planta laboral y seguirán haciéndolo” afirma Lee Pinkowitz, profesor asociado de la McDonough School of Business en la Universidad de Georgetown.

Sector minorista: Antes del colapso de los créditos las empresas dedicadas a la venta al detalle ya pasaban por un mal momento debido a los altos precios del combustible y a que los consumidores se ajustaron el cinturón tras la caída de los precios de la vivienda. Pero hoy sus proyecciones de ventas son realmente negras en plena temporada navideña.
“Esta puede ser la peor temporada de contrataciones desde 2001” advierte John Challenger, director de la firma de colocación laboral Challenger, Gray & Christmas, una mala noticia para aquellos que trabajan en la industria.

Aunque la situación golpee especialmente a las tiendas departamentales y a las boutiques de lujo otros pueden sortear bien la tormenta, como es el caso del minorista Wal-Mart, dice Challenger. Wal-Mart es la mayor empleadora del sector privado en el país, por lo que puede ofrecer un empleo seguro a sus trabajadores.

Sector editorial: Si los consumidores reducen el gasto, los anunciantes también lo hacen. Ello se traduce en tiempos difíciles para las publicaciones impresas, incluyendo periódicos y revistas.

Según datos de la Agencia de Estadísticas Laborales, el empleo en la industria editorial se ha reducido desde el inicio del 2007. Pero la “gran caída” de empleos en la industria de los medios (que incluye radio, televisión y medios digitales) comenzó desde el 2001 con el fin de la burbuja de las puntocom, indica la economista del Economic Policy Institute, Heidi Shierholz.

Al presente los recortes de personal en los medios tradicionales se han agravado, debido en parte a la transición del mundo impreso al mundo digital. “Cada vez que hay una recesión, las empresas que apenas se mantenían en el negocio son las primeras en cerrar. Como si desapareciera una vieja generación de empresas, y creo que eso pasará con los medios impresos” sostiene Challenger.

Sector automotriz: Aunque las ventas de las “tres grandes” (Ford, GM y Chrysler) han caído un 20% este año y posiblemente se desplomen más, las dificultades del sector automotriz no se limitan a la manufactura, se extienden a los 2 millones de estadounidenses que laboran en el sector.

Las bajas ventas provocarán seguramente más despidos, pero también golpearán a aquellos “en los tentáculos de la industria”, como concesionarios y proveedores. 

Sector de viajes: Las aerolíneas anunciaron ya numerosos despidos, pero mientras consumidores y empresas sigan recortando su gasto destinado a viajes, los efectos de la crisis no se limitarán al transporte aéreo.

“Todas las industrias relacionadas con los viajes se verán en riesgo” prevee Challenger, renta de autos, hoteles y restaurantes, por nombrar algunas.

Los viajes y las actividades de ocio son lo primero que sacrificamos cuando no hay dinero, señala Baker. Algunas cadenas de restaurantes tendrán que suprimir sucursales, mientras que otros pequeños restaurantes sencillamente se verán obligados a cerrar, lo que significa que se perderán muchos empleos.

Ahora ve
No te pierdas