La crisis da 'coletazo' a Latinoamérica

La región padecerá los efectos por la caída financiera, pero no serán tan fuertes como en EU; un menor crecimiento y el bajo dinamismo en el comercio serán algunos costos, dijeron expertos.
Casi todas las economías de América Latina tendrán una desac  (Foto: )
BUENOS AIRES (CNN) -

La crisis global, cuyos coletazos ya se sienten en América Latina, provocará una abrupta desaceleración del crecimiento económico en la región, que podría escapar sin embargo del colapso en el que otras tormentas financieras la sumieron en el pasado. 

Según analistas, la actual crisis encuentra a Latinoamérica más fuerte, con abundantes reservas acumuladas en los últimos años y un menor endeudamiento, colocándola en una mejor posición para evitar una recesión como la que virtualmente sufren Estados Unidos, Gran Bretaña, España y Alemania. 

Sin embargo, habrá daños. Los principales bancos centrales han perdido reservas en las últimas semanas para contener una depreciación de las monedas, mientras la disminución de la confianza empresaria y de los consumidores anticipan fuertes caídas del consumo, la producción y el empleo. 

La mayor economía de la región, Brasil -fuertemente interconectada a la de Argentina, Uruguay y Paraguay-, se expandiría un 5% este año, para caer abruptamente a 2% o menos en el 2009, según las proyecciones de la consultora brasileña Rosenberg & Associados. 

"En Brasil cada día que pasa sin que Estados Unidos ecuaciones su problema más fuerte será el impacto en la desaceleración en 2009 y en 2010, con el 2011 ya alcanzado", dijo el economista Dirceu Bezerra, quien también prevé caídas en el superávit comercial del país, afectado por una caída en la demanda y menores precios de las materias primas. 

En tanto, México, la segunda mayor economía de América Latina, crecería menos de 1.8% en el 2009, afectada por menores envíos a Estados Unidos, mercado al que destina un 80% de sus exportaciones. También disminuiría el ingreso de remesas al país por parte de los emigrados. 

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) han revisado a la baja sus pronósticos de expansión económica para el 2009, mientras las empresas rehacen sus presupuestos, ajustándolos a la probabilidad de un crecimiento marginal. 

"Enfrentamos una demanda por reducción de tarifas por parte de nuestros clientes, y nos preparamos para un crecimiento menor el año próximo", dijo a Reuters un empresario brasileño del sector de servicios. 

La CEPAL dijo esta semana que América Latina y el Caribe tendrían un crecimiento económico de 3% en el 2009, recortando la estimación anterior de inicios de mes de una expansión de 4%. 

Las perspectivas tampoco son alentadoras para Venezuela, donde el tipo de cambio no oficial se ha disparado por un deterioro de las perspectivas económicas, proporcionales a la caída del precio del petróleo. 

Con menores ingresos petroleros, analistas como David Duarte, de 4CAST, creen que la nación caribeña, donde el gasto del gobierno central se ha disparado en un año un 33%, enfrenta el peligro de "una recesión que pueda tener graves consecuencias políticas". 

Las ayudas financieras del gobierno de Hugo Chávez son especialmente importantes para Bolivia, Cuba y Nicaragua. 

Ecuador también se ve afectado por el declinante precio del crudo, aunque analistas ven improbable el año próximo una nueva cesación de pagos de la deuda del país andino. 

La pequeña economía de Bolivia también se vería afectada por la caída de los precios de los hidrocarburos y una disminución en el envío de remesas, aunque el gobierno espera una leve desaceleración del crecimiento en el 2009 respecto a este año. 

"Los 'shocks' de octubre (precios de materias primas, caída en las bolsas, aumento riesgo crediticio) están debilitando a todas las economías emergentes", dijo Alicia Bárcena. 

En Argentina, la sensación de crisis económica está instalada, agregó María Castiglioni, de la consultora Asesores Económicos. 

"La economía el año que viene va a crecer poco y nada. Hemos revisado nuestro pronóstico de crecimiento real (...) Tenemos un pronóstico del 1.6% de expansión, con caída de inversión", dijo la analista argentina. 

Para Argentina resulta especialmente grave la caída de los precios de las materias primas agrícolas, que golpea a su poderoso sector rural y por extensión a la agroindustria y al comercio. 

Ese ciclo negativo golpeará también los ingresos fiscales, que se han nutrido estos años de un impuesto a las exportaciones que representa más de la totalidad del superávit primario del país. 

"La sensación de crisis ya está generando un freno en muchos sectores. La construcción es uno de ellos, donde ya se está notando un aumento del desempleo y que al ser muy mano de obra intensiva es muy sensible a nivel político. Se ha frenado el comercio, el consumo privado", explicó. 

En Perú, el gobierno del presidente Alan García ya advirtió que el ciclo de explosiva expansión se está moderando y para este año espera un incremento del PIB del 6.6%. En tanto, analistas económicos esperan una desaceleración a 4.8% en el 2009.

El panorama no es distinto en Chile, considerada una de las economías emergentes más estables del mundo. 

Pablo Correa, jefe economista en Chile de Santander GBM dijo que la expansión del PIB en el país no será superior a 3% el año próximo, con el impacto de "un menor crecimiento en las exportaciones reales, del consumo privado y de la inversión", lo que afectará el empleo.

Ahora ve
No te pierdas