BM advierte sobre nueva zona de peligro

El Banco Mundial indicó que los países en desarrollo se enfrentan a crecientes riesgos; ello se debe, dijo, a la caída de exportaciones y el empeoramiento de las condiciones creditici
WASHINGTON (CNN) -

Los países en desarrollo están entrando en "una nueva zona de peligro" a medida que la crisis financiera se esparce a sus economías, indicó un documento del Banco Mundial preparado para la reunión que este fin de semana celebrarán los ministros de Finanzas del Grupo de los 20. El documento del Banco Mundial, a ser presentado en la reunión de ministros que se realiza en Brasil, dice que los países en desarrollo se enfrentan a crecientes riesgos tras la caída de las exportaciones, inversiones y el empeoramiento de las condiciones crediticias.

Los países en desarrollo como China e India parecieron estar protegidos de la crisis que comenzó en Estados Unidos y se esparció rápidamente a Europa.

Pero los economistas ahora han recortado sus proyecciones de crecimiento para casi todos los países en el mundo en desarrollo, incluyendo a China, Rusia, Brasil y México.

Esto podría revertir el progreso logrado en reducir la pobreza en muchos de estos países, dijo el Banco Mundial, advirtiendo a las ricas naciones donantes que éste no era el momento para recortar la ayuda a los pobres.

El Banco dijo que los países que dependen de las exportaciones, de los giros enviados a sus casas por los trabajadores inmigrantes o de la inversión extranjera, eran los más vulnerables a la desaceleración económica.

Identificó a 20 naciones en desarrollo cuyas economías han sido las más golpeadas. Sin nombrarlas, dijo que siete se encontraban en Europa y Asia Central y ocho en Latinoamérica.

Durante las recientes semanas, el debilitamiento de la demanda global ha hecho caer los precios de los alimentos y el combustible, pero el Banco Mundial dijo que los precios eran aún altos cuando se los comparaba con los de varios años atrás, obligando a los gobiernos a pagar más para alimentar a su gente.

El Banco Mundial dijo que será duro para algunos gobiernos recuperar las pérdidas tras casi un año con precios elevados.

"Las recientes declinaciones en los precios de los alimentos y los combustibles no implican que las presiones y los problemas hayan desaparecido", dijo el Banco. "Para los muy pobres, el reducir el consumo desde los ya muy bajos niveles, aún durante un corto período, podría tener una importante consecuencia a largo plazo", advirtió.

Además, los pobres tendrán ahora que enfrentarse con las repercusiones de la desaceleración económica global.

Los países exportadores de materias primas que obtuvieron ganancias de los altos precios ahora se enfrentan a menores ingresos a medida que esos precios caen en picada.

Mientras tanto, las inversiones en los países en desarrollo, la columna vertebral del crecimiento económico, han caído como resultado de los problemas en los mercados crediticios globales.

"Existe un riesgo de que la inversión en los países en desarrollo pueda estar dirigiéndose hacia una 'tormenta perfecta'", dijo el Banco.

A menos que los mercados de crédito se descongelen rápidamente, las consecuencias para los países en desarrollo podrían ser severas, aún para los sólidos sectores financieros internos, a los que le será difícil el tomar préstamos.

Incluso los países más pobres, que no están bien integrados en el sistema financiero global, serán afectados por la merma en la demanda de exportaciones, por una caída en las remesas y por los menores precios de las materias primas, dijo el Banco.

Ahora ve
No te pierdas