Empresas temen por bajos petroprecios

Compañías del sector dijeron que un barril a 60 dólares podría frenar las inversiones en el sec la escasez del crédito y el desplome en los petroprecios amenaza las ganancias de las empresas.
La caída en los petroprecios ha frenado varias inversiones e  (Foto: )
PEKÍN (CNN) -

Las compañías de petróleo estatales más grandes del mundo están soportando la crisis financiera global y el derrumbe de los precios del crudo por ahora, dijeron el viernes altos ejecutivos, pero advirtieron que el barril a 60 dólares podía comenzar pronto a bloquear sus inversiones.

Las grandes petroleras y empresas públicas de energía que emprendieron proyectos de altos costos para aumentar su producción ya están dando marcha atrás en sus iniciativas debido a la escasez del crédito y al profundo retroceso del petróleo en los últimos meses, que amenaza sus ganancias.

Pero, por ahora, las firmas de petróleo nacionales -apoyadas por sus clases políticas y, en muchos casos, por florecientes ingresos de sus gobiernos tras un boom petrolero de cinco años- están aguardando, a pesar de que dicen que los precios se están acercando a niveles no rentables.

"No estamos satisfechos como compañía con los precios actuales del crudo", dijo a periodistas Mohamed Meziane, presidente de la empresa argelina Sonatrach, en Pekín, donde asistió a un foro global a puertas cerradas para ejecutivos de compañías petroleras nacionales.

"Nos gustaría tener un precio del petróleo más alto, de 80 a 100 dólares, para satisfacer a todos los consumidores y productores involucrados", agregó.

Pero los riesgos están creciendo indudablemente, y los miembros de la OPEP quieren evitar otro volátil aumento de los precios, que está dentro de las proyecciones una vez que se reanude el crecimiento global dentro de varios años.

"Creo que si esta tendencia continúa, obviamente varios proyectos van a ser eliminados y en dos años vamos a sufrir una verdadera escasez del suministro que va a hacer subir los precios como ocurrió este año", dijo el máximo funcionario del Petróleo de Libia, Shokri Ghanem.

Esta postura también fue avalada por el presidente de la compañía noruega StatoilHydro, Helge Lund, quien dijo que los proyectos ya comprometidos con dinero en efectivo iban a seguir adelante, pero aquellos que figuran entre los planes futuros estaban en peligro.

"Los proyectos que ya fueron sancionados y están en la fase de inversión van a continuar", dijo.

"La extensión de la recesión o de los desafíos económicos definirá en gran medida si la gente decide o no demorar los proyectos que están en planificación hoy", agregó.

Las compañías petroleras nacionales aún están protegidas del impacto negativo que generó la crisis crediticia porque tienen importantes reservas de petróleo y generosas ganancias de los últimos años.

"La mayoría tiene suficientes flujos monetarios para financiar por su cuenta la mayor parte de los proyectos", dijo Johannes Benigni, de JBC Energy, basada en Viena.

Sin embargo, aquellos que se adaptaron demasiado rápido al masivo aumento de los precios del verano y descontaban nuevos récord para financiar sus presupuestos nacionales están en una condición más crítica.

"En varios casos, parece que, en vez de tratar las espectaculares regalías petroleras de los últimos meses como una ganancia extraordinaria, algunos gobiernos las adoptaron rápidamente como la nueva norma y ahora les cuesta mucho tolerar los precios a 60-70 dólares el barril", dijo Julian Lee, del Centro para Estudios Globales de Energía.

Las dificultades generadas por la crisis aún están por verse. La única firma estatal que congeló un proyecto es Saudi Aramco, que anunció el jueves que junto a su socio ConocoPhillips se había retirado de la oferta para la construcción de la refinería Yanbu de 400,000 barriles por día en Arabia Saudita, citando las incertidumbres en los mercados financieros y de contratos.

Pero otras compañías del Golfo, rico en petróleo, están aprovechando la oportunidad para aventurarse en nuevas áreas. El vehículo de inversión de petróleo de Emiratos Árabes Unidos, IPIC, está cerca de un proyecto para proveer 1,100 millones de dólares en financiación a una iniciativa de gas natural licuado en Papúa Nueva Guinea.

De todas formas, para la mayoría de las compañías globales será un periodo de dolorosos ajustes, por ejemplo para aquellas que emprendieron costosos desarrollos en excavación submarina durante el alza aparentemente imparable del petróleo y hoy deben reevaluar si podrán obtener ganancias de aquellos proyectos.

"El costo marginal de expansión probablemente es de alrededor de 60 dólares hoy", dijo el presidente de Petroleo Brasiliero SA, Jose Sergio Gabrielli, pero agregó que el alto costo de emprender nuevos proyectos implicaba que los niveles actuales del mercado no permanecerían así durante mucho tiempo.

"Si tienes un costo muy bajo a corto plazo, uno reduce las inversiones y con eso se obtiene un alza del precio en el mediano plazo", dijo.

Ahora ve
No te pierdas