Rescate EU definirá futuro de Bernanke

El titular de la Fed podría repetir un segundo periodo si la economía de Estados Unidos mejora; Obama anunciaría a fines de 2009 al nuevo presidente de la Reserva Federal.
Bernanke termina su mando al frente de la Fed en enero de 20  (Foto: )
WASHINGTON (CNN) -

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, designaría muy pronto a los funcionarios para los puestos económicos clave, pero la decisión que dejaría la marca más perdurable sobre la economía no se tomaría hasta el 2009: si nominar o no a Ben Bernanke para una segundo mandato como titular de la Reserva Federal.

El mandato de cuatro años de Bernanke a cargo del banco central de Estados Unidos vence el 31 de enero del 2010. Se estima que Obama anunciaría en octubre o noviembre del año próximo si lo nominará para un segundo período.

Esa decisión podría depender en forma crucial del éxito de Bernanke en estabilizar los mercados de crédito, reconstruir el sistema bancario y evitar una profunda recesión en Estados Unidos.

"Hay que empezar preguntándose, '¿Está funcionando, o no está funcionando?'", dijo Nicolás Checa, director general en Kissinger McLarty Associates.

Bernanke podrá ser vuelto a nominar "si para el próximo verano (boreal) puede declarar la victoria" frente a la crisis, consideró Checa.

Por lo pronto, Bernanke dará una sensación de continuidad en el manejo de la crisis dentro del Gobierno de Obama, una vez que los otros arquitectos del rescate del sistema financiero, como el actual secretario del Tesoro, se hayan ido.

La Fed, liderada por Bernanke, ha actuado agresivamente para destrabar los congelados mercados crediticios y ha recortado las tasas de interés en 4.25 puntos porcentuales durante los últimos 13 meses en un esfuerzo por poner un piso al desplome de la economía.

Obama y su equipo económico necesitarán trabajar estrechamente con Bernanke a medida que enfrenten duras cuestiones como si rebajar los costos de financiamiento aún más y hasta dónde y por cuánto tiempo extender la ayuda de emergencia que ha ofrecido la Fed a las firmas financieras.

La Fed también proporcionará una opinión clave cuando la nueva administración y los líderes internacionales contemplen los cambios a largo plazo a la supervisión de los mercados financieros.

"Es razonable esperar que el equipo económico de Obama habrá de tener una muy buena, estrecha relación con la Fed y con Bernanke en particular", dijo Johnathan Orszag, un ex funcionario del Gobierno de Clinton.

Buena relación con legisladores

Si bien la Fed ha recibido duras críticas por no haber logrado evitar las prácticas crediticias que alimentaron la burbuja inmobiliaria y ocasionaron la actual crisis, mucha de esa culpa ha recaído sobre el ex presidente de la Fed, Alan Greenspan.

Efectivamente, algunos demócratas le otorgan a Bernanke un alto puntaje por rebajar las tasas y por responder a los temores de los legisladores con nuevas reglas hipotecarias y de tarjetas de crédito para proteger a los consumidores, dijo un asesor familiarizado con el pensamiento de los demócratas del Senado.

 Bernanke también ha recibido aplausos de uno de los más agudos críticos de la administración de Bush, el presidente de la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes Barney Frank, quien desempeñará un importante papel en la conformación de la agenda legislativa económica cuando Obama llegue a la Casa Blanca en enero.

"Si el Consejo de la Reserva Federal antes de que usted sea presidente hubiese promulgado las reglas (de la protección del consumidor relacionadas con las hipotecas) que usted promulgó el lunes, no creo que estaríamos en tal nefasta situación como lo estamos", dijo Frank, un demócrata por Massachussets, al presidente de la Fed en una audiencia el 16 de julio.

El jefe del banco central también se ha ganado elogios por mantener las líneas de comunicación abiertas a los legisladores y cultivar los lazos de una manera jamás realizada por Greenspan.

¿Por encima de la política?

Sin embargo, una nueva nominación de Bernanke podría verse descarrilada por varios factores.

Los demócratas tienen varios economistas prestigiosos que podrían tomar el liderazgo de la Fed. La presidenta de la Fed de San Francisco, Janet Yellen, o el ex vicepresidente de la Fed Alan Blinder son mencionados por los analistas como importantes candidatos.

Las decisiones de la Fed y del Tesoro durante la crisis -como permitir la caída de Lehman Brothers- también podrían ser cuestionadas.

Pero la tradición de mantener las designaciones en la Fed por encima de la política partidaria y el deseo de no conmocionar a los mercados podrían ayudar a que Bernanke obtenga un segundo mandato.

El predecesor de Bernanke, Greenspan, fue designado por primera vez por el presidente republicano Ronald Reagan en 1987 y se mantuvo en su cargo por cinco períodos, siendo ratificado por un demócrata como Bill Clinton y por dos republicanos como George Bush padre y su hijo George W. Bush.

"Se le da mucho peso a la continuidad", dijo Julia Coronado, ex economista de la Fed.

 

Ahora ve
No te pierdas