Crisis financiera une a EU y UE

Los representantes del G-20 analizarán reformas financieras el 15 de noviembre en Washington; desean que el FMI sea supervisor financiero global y acabar con la evasión de supervisión regul
Francia sugirió incorporar las principales economías emergen
WASHINGTON (AP) -

Ante el pedido de Europa de adoptar cambios financieros extensos, la Casa Blanca dijo que Estados Unidos y la Unión Europea comparten una "posición común" ante la crisis financiera.

Los europeos temen que el gobierno del presidente George W. Bush no se siente inclinado a impulsar grandes cambios en la reforma de las regulaciones financieras en las postrimerías de su mandato, por lo que seguramente Bush legará el problema al presidente electo Barack Obama cuando le transfiera el mando el 20 de enero de 2009.

El 7 de noviembre, los líderes europeos respaldaron un plazo de 100 días para que las principales economías del mundo adopten un plan reformador.

El presidente Nicolas Sarkozy, que presidió en Bruselas el encuentro de líderes europeos, dijo que la crisis económica requiere reformas que deberán ser analizadas en el encuentro del 15 de noviembre en Washington.

"Estamos en una crisis económica", dijo Sarkozy, presidente de turno de la UE. "tenemos que reaccionar y no hay tiempo que perder".

La secretaria de prensa de Bush, Dana Perino, dijo el 8 de noviembre en una declaración que la Casa Blanca comparte una "posición común" con los líderes europeos sobre la respuesta a la crisis y la necesidad de adoptar "inmediatamente ciertas reformas".

Entre otras cosas, los líderes de la UE dijeron que desean crear un sistema de alarmas incipientes que resalten los desequilibrios en los mercados financieros, hacer del Fondo Monetario Internacional el superviso financiero global, mejorar la supervisión de los grandes entes financieros y eliminar las salvedades que permiten a ciertas instituciones evitar la supervisión reguladora.

"Estados Unidos trabaja desde hace tiempo junto con muchos otros países para impulsar una agenda reformadora de los mercados financieros", dijo Perino, y agregó que muchas de esas medidas están reflejadas en la declaración de la UE.

La declaración de la casa Blanca tuvo lugar al mismo tiempo que el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva indicara que las economías emergentes deben desempeñar un papel destacado en las negociaciones a fin de corregir el sistema financiero, ya que los pobres del mundo son las víctimas de una situación de la que no pueden ser culpados.

Los ministros de Hacienda y los presidentes de los bancos centrales de las 20 economías más importantes del mundo se reunieron el sábado en Sao Paulo a fin de preparar el encuentro de Washington.

Francia sugirió incorporar las principales economías emergentes, como Brasil, México, China y la India, al Grupo de los 8 países más desarrollados, y el ministro de Hacienda brasileño dijo que su país cree que el G-8 debería ser transformado en una versión extendida, quizá el G-15.

Brasil y otras economías emergentes han mantenido desde hace tiempo que carecen de representación suficiente en organismos como el FMI y el Banco Mundial. Da Silva dijo que el G-20 está en condiciones de elaborar nuevas normas financieras internacionales porque cuenta con una amplia representación de países ricos y en vías de desarrollo.

Ahora ve
No te pierdas